Cómo tratar los espasmos musculares en la pantorrilla y en el muslo

Escrito por Melissa King
None

Los espasmos musculares, también denominados calambres, varían de ser un poco molestos a muy dolorosos. Incluso pueden poner en riesgo tu vida si, por ejemplo, te encuentras nadando en aguas profundas. Los calambres musculares que tienen lugar en los muslos y en las pantorrillas afectan a las respuestas de tu cuerpo y causan pérdida de control temporaria sobre las piernas. Pueden ocurrir en cualquier momento, mientras haces ejercicio, estás sentado o duermes. Si eres propenso a los espasmos musculares, no te preocupes: existen formas de prevenirlos.

Deja de hacer el ejercicio o la actividad que te haya provocado el calambre para darle a tus músculos la posibilidad de relajarse. Si continúas con la actividad física, el calambre en el muslo o en la pantorrilla puede agravarse.

Aplica una compresa fría o hielo sobre los músculos adoloridos. Si los músculos acalambrados están tirantes y tensos, aplica una compresa de calor o una toalla caliente. Tomar un baño caliente también suele ser de ayuda.

Estira completamente la pierna acalambrada. Utiliza tus manos para masajear la pantorrilla o el muslo acalambrados. Continúa haciéndolo hasta que los músculos se relajen y el espasmo muscular cese.

Realiza varios ejercicios de estiramiento antes de realizar una actividad extenuante. Los músculos flexibles y tonificados tienen menos probabilidad de acalambrarse. Caminar rápidamente puede ser una actividad de precalentamiento antes de realizar un ejercicio más demandante.

Aumenta tus niveles de aptitud y capacidad física antes emprender un programa de ejercicios intensos o practicar un deporte. Si no lo haces, tendrás más chances de sufrir espasmos musculares y calambres.

Bebe abundante agua antes, durante y después de cualquier ejercicio intenso. Esto te mantendrá hidratado y ayudará a prevenir los calambres musculares. Si tienes sed, es porque ya estás experimentando la deshidratación.

Consejo

Los plátanos ayudan a prevenir los calambres. Prueba con comer al menos uno por día. Si bien los calambres son dolorosos, por lo general, desaparecen por sí solos sin necesidad de tratamiento médico.