Cómo tratar las quemaduras del sol en la espalda y los hombros

Escrito por Carrieanne Larmore
Evita las quemaduras del sol usando protector solar antes de exponerte al sol.
The young man on a beach. image by Yuri Bizgaimer from Fotolia.com

Todo el mundo se divierte jugando bajo el sol, pero quemarse mucho en la espalda y hombros puede ser muy doloroso; luego, se hace difícil hacer casi cualquier cosa cómodamente, desde reclinarse sobre un sillón o una silla hasta acostarse para dormir a la noche. Una vez que la piel comienza a pelarse luego de una quemadura por el sol, no hay mucho que se pueda hacer para detener el proceso, pero puedes tratar la quemadura para reducir el dolor y la incomodidad, e incluso la posibilidad de pelarte después.

Toma una ducha fría y enjabónate bien la espalda y los hombros. Sigue sumergiendo el área en agua fría con frecuencia. Puedes tomar varias duchas frías por día para aliviar el dolor.

Seca la piel de la zona con una toalla seca y suave, ten cuidado de no frotarla. Si frotas la piel contribuyes a que se pele luego y sentirás mucho dolor en la piel.

Colócate aloe vera en la espalda y hombros masajeándolo suavemente sobre tu piel. Puedes usar aloe vera en frasco o directamente pasarte la hoja de la planta del aloe vera natural.

Humedece tu piel varias veces por día con alguna crema o loción libre de alcohol. El alcohol secará tu piel, lo que producirá que luego se te irrite más la piel de los hombros y la espalda.

Usa un tópico a base de esteroides, como una crema de hidrocortisona, en las áreas con más daño. Esto estimulará el proceso de cicatrización y reducirá la picazón. Si te rascas las quemaduras, harás que te peles más rápido.

Usa ropa floja y liviana que deje que tu piel respire. Intenta usar camisetas hechas de telas suaves y livianas.

Evita exponerte al sol. Si tienes que salir al aire libre, mantén tu espalda y hombros completamente cubiertos y usa un sombrero.