Cómo tratar la distensión de un ligamento

Escrito por Paul Ramone

Una distensión de ligamento es una condición común causada por el uso excesivo de éste o por una lesión accidental. Es común que las personas que participan en actividades atléticas o son muy activas sufran este tipo de distensiones. Tratar esta condición es relativamente fácil, pues sólo es necesario descanso y una rehabilitación correcta. Más abajo están los pasos para tratar adecuadamente una distensión de ligamentos.

Descansa el ligamento distendido. La mejor forma de asegurarte de que el ligamento sane adecuada y rápidamente es dejarlo descansar durante 48 horas, por lo menos, después de la lesión. Evita las actividades que puedan haberla causado o cualquier acción que pueda agravar la condición.

Enfría el ligamento. El primer día envuelve un poco de hielo en una toalla o cualquier otra tela delgada y aplícalo sobre el ligamento lesionado durante 15 minutos cada hora. Los días siguientes aplica el hielo durante 15 minutos cada 2 o 3 horas. El frío disminuirá la inflamación y favorecerá la circulación adecuada alrededor del ligamento.

Envuelve la zona lesionada con una faja elástica. Estas fajas se usan para mantener la lesión inmovilizada y evitar que empeore. Envuelve la faja lo suficientemente ajustada para que el ligamento esté fijo, pero no tanto para que te corte la circulación.

Eleva la zona lesionada. Mantén el ligamento dañado por encima del nivel del corazón. Para asegurarte de tener el ligamento elevado mientras duermes, colócalo sobre almohadas u otros objetos que lo alcen. Hacer esto reducirá la inflamación y evitará que se acumule la sangre.

Toma una droga antiinflamatoria regularmente. Puedes recibir la medicación de tu médico o puedes comprar una que sea de venta libre, como las aspirinas o el ibuprofeno. Toma una dosis cada seis horas. La medicación te ayudará con cualquier dolor asociado con la lesión, y también reducirá la inflamación del ligamento.