Cómo tratar espasmos musculares en el cuello

Escrito por Ruth Taylor

Los espasmos musculares en el cuello pueden causar lo que parece un dolor debilitante o dificultar el movimiento de la cabeza hacia los lados. Las causas comunes son la mala postura, cargar objetos pesados e incluso el estrés. También algunas posturas al dormir pueden ocasionar espasmos musculares. Tratarlos tan pronto como comiences a sentirlos ayudará a evitar tener un dolor más fuerte. Una vez que hayas aliviado un espasmo en el cuello, toma las medidas necesarias para que no se repita.

Tan pronto como empieces a sentir espasmos en los musculos del cuello y te duela, aplica un masaje en la zona afectada con la mayor presión que puedas. Un familiar o amigo puede ayudarte a masajear tu cuello.

Mueve tu cuello con delicadeza de lado a lado. Estíralo primero hacia un lado y luego hacia el otro.

Una ducha caliente, con el agua cayendo directamente sobre el musculo que duele, puede aliviar el espasmo.

Aplica algo húmedo y caliente, como una toallita húmeda, por un lapso de 20 minutos a una hora para favorecer la relajación del músculo.

Toma ibuprofeno o acetaminofeno si el dolor persiste.

Si estás sentado trabajando con la computadora, estira el cuello suavemente al menos cada media hora. Evita hacer movimientos bruscos con la cabeza o el cuello.

Ajusta tu silla de manera que tus brazos alcancen tu computadora y escritorio con comodidad. Tus antebrazos deben estar paralelos al escritorio. Usa una silla con reposabrazos para que puedas mantener los hombros relajados mientras trabajas.

Usa un banquillo para levantar tus pies del suelo si no lo alcanzas con comodidad. Debes ser capaz de sentarte de forma que estés sólidamente apoyado en el respaldo de la silla para aliviar el dolor de cuello y espalda.

Usa un equipo de manos libres si pasas mucho tiempo en el teléfono. No sostengas el aparato entre el cuello y el hombro.

Consejo

Trata los espasmos musculares del cuello lo antes posible. Intenta identificar la causa, como una mala postura, levantar objetos pesados o estrés. Una vez que lo tengas claro, toma las medidas pertinentes para que los espasmos no se agraven.

Advertencias

Consulta a tu médico si los espasmos musculares en el cuello son recurrentes o muy severos.