Cómo tratar el broncoespasmo

Escrito por Michael Baker
Ilustración de los tubos bronquiales.

El broncoespasmo es una contracción fuerte del músculo bronquial que produce síntomas como la tos, sibilancias, respiraciones cortas y una sensación de opresión sobre el pecho. La contracción estrecha los bronquios —las vías respiratorias que conectan la tráquea a los pulmones— lo que se agrava todavía más cuando la membrana mucosa se inflama. La mucosa pegajosa producida por las glándulas bronquiales puede obstruir los bronquios, y la tos usualmente no obliga la salida de la mucosa. Los broncoespasmos son una característica común del asma, pero un número de diferentes condiciones también pueden provocarlos: las infecciones respiratorias, las enfermedades crónicas de los pulmones como un enfisema y una bronquitis, un shock anafiláctico; los efectos secundarios de las drogas como los beta bloqueadores, las alergias a los alimentos, los químicos o las picaduras de insectos, y la respiración de humo o gases que irriten los pulmones. Los espasmos en sí no son usualmente fatales, pero deben de ser tratados tan rápido como sea posible.

Qué hacer cuando se produce un broncoespasmo

Permanece en calma, mantén a la persona con el broncoespasmo tranquila y llama a emergencias (911).

Utiliza cualquier medicamento recetado, como los inhaladores para el asma según las indicaciones de los doctores.

Si puedes, adminístrale oxígeno al paciente.

Si el paciente tiene un tubo de traqueotomía succiona de forma delicada el tubo. Detente si esto perturba más la respiración del paciente. Cambia el tubo si se encuentra bloqueado y la succión no remueve la obstrucción.

Administra respiración de rescate o RCP si la respiración o los latidos del paciente se detienen.

Sigue cualquier tratamiento con unos rayos X del pecho y pruebas de la función pulmonar para encontrar condiciones que puedan causar broncoespasmos futuros.

Cómo tratan los doctores los broncoespasmos

Los doctores administran un adrenérgico beta 2 como el salbutamol a través de un inhalador o nebulizador. Esto relaja los músculos para aliviar los espasmos.

Dependiendo de la severidad del broncoespasmo, administran dosis adicionales en intervalos de 20 minutos o continuamente. Pueden dar la medicina por vía intravenosa si es necesario.

Si dos o tres dosis no alivian, inyecta hidrocortisona por vía intravenosa. La hidrocortisona puede suprimir la inflamación que causa el broncoespasmo.

Si los síntomas persisten agrega aminofilina a la dosis. Esto dilata los bronquios y los bronquiolos, restaurando su flujo de aire.

La ventilación con presión positiva intermitente —colocar aire dentro de los pulmones a través de un tubo de respiración— puede ser necesario si no hay respuesta a otros tratamientos. Estos casos son raros.

Consejo

Si eres propenso a los broncoespasmos mientras te ejercitas, siempre haz un calentamiento previo y un enfriamiento posterior al ejercicio por 15 minutos. Evita ejercitarte en días que sean extremadamente fríos o que tengan una concentración alta de polen.