Cómo suavizar un forúnculo

Escrito por Renee Kristi
Boils can form on any area of the body that has hair.

Los forúnculos son una infección de la piel generalmente causada por bacterias del tipo estafilococo. Estos agentes entran a la piel a través de rasguños, heridas de cortes o folículos pilosos. Estos microorganismos provocan que se forme un bulto (forúnculo) enrojecido y sensible, y de 4 a 7 días después empieza a acumularse pus en la lesión. Estos generalmente aparecen en la cara, el cuello, las axilas, los hombros y los glúteos. A parte de lucir mal, esta condición puede ser muy dolorosa e incluso puede desarrollarse una infección. Afortunadamente, la mayoría se puede curar mediante un tratamiento casero adecuado, y el dolor desaparecerá una vez que éstos se hayan drenado.

Remoja el paño en agua tibia para crear una compresa tibia. Aplícala sobre el forúnculo para disminuir el dolor y para ayudar a que el pus se mueva hacia la superficie.

Deja la compresa sobre la zona afectada durante 10 minutos. Repite el proceso cada 2 a 4 horas.

Empapa el área haciéndote baños con agua tibia para ayudar a que el forúnculo se reviente y se drene.

Lava el sitio suavemente con jabón antibacterial después de que la lesión se haya estallado y drenado por completo. Aplica un ungüento medicado en la zona y cúbrela con un vendaje.

Lava el área de 2 a 3 veces por día, aplica ungüento fresco y pon un vendaje nuevo después de cada lavado. Sigue poniendo compresas frías sobre este sitio hasta que la herida se sane por completo.

Consejo

Lava muy bien tus manos con agua caliente y jabón antibacterial luego de tocar el forúnculo. Lava toda la ropa, las toallas y las sábanas que hayan estado en contacto con el mismo. No trates de reventar o de cortar un forúnculo tú mismo. Esto puede causar una infección más grave. Consulta a un médico si presentas alguna de estas complicaciones: un forúnculo en la cara o en la columna; uno que sea demasiado doloroso, grande o que esté acompañado de fiebre; uno que tarde más de dos semanas en sanarse; una alta frecuencia de aparición de estos; o un cuadro que afecte a tu sistema inmunitario, tal como el VIH.