Cómo sanar una lesión en el tendón de Aquiles

Escrito por Sueanne Dolentz

El tendón de Aquiles se extiende desde los huesos del talón hasta el músculo de la pantorrilla. Los atletas tienden a sufrir lesiones en esta parte del cuerpo. Es una lesión particularmente dolorosa, pero siguiendo algunos pasos sencillos puede sanar completamente sin riesgo de ramificaciones.

Descansa la pierna y evita añadir peso sobre ella. De ser necesario, utiliza muletas. Manténla elevada cada vez que te sea posible. La mejor manera de lograr una pronta recuperación es mediante mucho descanso de la pierna lesionada.

Aplica hielo con regularidad. Una lesión en el tendón de Aquiles puede causar mucho dolor e inflamación. Un buen remedio para tratarlo es a través de la aplicación de hielo sobre la lesión durante 20 minutos cada 3 o 4 horas. Continúa haciéndolo hasta que el dolor cese.

Para que la hinchazón no aumente y para que puedas inmovilizar la pierna, envuelve la parte inferior y el tobillo con una venda elástica que comprima la lesión.

Utiliza un elevador de talón. Colócalo en tu calzado para proteger el tendón de Aquiles de más dolor e hinchazón.

Ejercita el tendón lesionado. Los ejercicios de estiramiento y de fortalecimiento ayudarán a su recuperación. No obstante, sólo debes hacerlo si tu médico lo permite y sin forzar el tendón. Comienza a hacer ejercicios con tranquilidad.

Consejo

En caso de lesión grave en el tendón de Aquiles, puede que necesites usar un yeso entre 6 y 10 semanas. Otro método para reparar el tendón suele ser la cirugía. Estas lesiones sanarán a su ritmo. No te sobreexijas para que suceda rápido o antes de lo debido. Apresurar el proceso de curación prácticamente garantiza una lesión en el futuro.

Advertencias

Si los remedios caseros no alivian el dolor y no obtienes mejoras significativas, consulta con tu médico de inmediato. La lesión puede ser más grave de lo que pensabas.