Cómo saber si es una picadura de ácaro rojo

Escrito por Amanda Goldfarb
Las picaduras de ácaros pueden causar mucha comezón.

Al participar de actividades al aire libre como excursionismo, navegación o recolección de frutos, hay una variedad de insectos que pueden picar a una persona. Determinar el tratamiento adecuado para la picadura dependerá del insecto que la haya causado. Los ácaros rojos o niguas son las larvas de los ácaros comunes que se encuentran en los lugares con mucha madera. Sus picaduras irritan la piel y provocan intensa comezón. El tratamiento para las picaduras de estos insectos debe incluir lavar el área afectada y aplicar una loción para aliviar la comezón. Evita reventar las pústulas para prevenir una infección.

Observa al insecto que ha causado la picadura. Los ácaros rojos son difíciles de identificar porque son de tamaño muy pequeño, algunos no miden más de 1/20 pulgada (1,2 mm) de largo. El cuerpo es de un rojo intenso. Los ácaros adultos tienen ocho patas y los más jóvenes tienen seis.

Determina cómo se siente al tacto el área que ha sido picada. Cuando los ácaros pican insertan dentro de la piel su mandíbula o tubo para alimentarse, e ingieren células en estado líquido. Frecuentemente el tubo queda dentro del área, causando una intensa comezón en la zona picada y sus alrededores.

Localiza el área que ha sido picada. A los ácaros rojos les atraen las zonas con pliegues o arrugas como la ingle, las axilas y la parte de atrás de las rodillas.

Examina la picadura. Al picar, los ácaros inyectan una enzima digestiva que bloquea la capacidad que tiene el cuerpo de coagular la sangre en esa pequeña área. Debido a esto la picadura se verá como una roncha roja con relieve y el centro amarillo, como una espinilla.

Toca la piel alrededor de la picadura. Las mandíbulas de los ácaros también provocan que la piel alrededor de la picadura se endurezca.

Consejo

Lava el área afectada con agua tibia y jabón suave para aliviar la comezón y prevenir una infección.