Cómo resolver el adormecimiento en la ciática

Escrito por Rick Suttle
El dolor de la ciática puede descender a las nalgas y piernas, y ocasionar pérdida de la sensación o adormecimiento.
Tom Le Goff/Photodisc/Getty Images

La ciática es, por lo general, un síntoma de una hernia dolorosa o un disco salido de la parte baja de la espalda. De acuerdo a Clinicamayo.com, el dolor de la ciática puede descender a las nalgas y piernas, y ocasionar pérdida de la sensación o adormecimiento en partes del cuerpo como los pies y dedos de los pies. La mejor forma de resolver o de deshacerte del adormecimiento de la ciática es utilizar una combinación de descanso, inmovilización, hielo, calor, medicamentos y ejercicios.

Aliviar el adormecimiento de la ciática

Detén todo el ejercicio y actividad física de inmediato y descansa por algunos días. Durante este tiempo, utiliza un soporte para la espalda cuando necesites moverte y trabajar.

Toma dos píldoras de ibuprofeno o naproxeno cada cuatro o seis horas hasta que el adormecimiento se haya ido.

Coloca una toalla grande sobre el piso o el sofá y coloca una bolsa de hielo sobre ella. Acuéstate para que el hielo quede comprimido contra la fuente del dolor. Permanece de 15 a 20 minutos. Repítelo cada tres o cuatro horas. Continúa el tratamiento con hielo hasta que la inflamación de la espalda y el dolor hayan cedido.

Una vez que la inflamación inicial esté bajo control, utiliza una almohadilla caliente durante 15 a 20 minutos varias veces por día. Continúa con esta terapia de dolor hasta que el adormecimiento y el dolor hayan desaparecido.

Recuéstate sobre tu espalda con ambos pies sobre el piso y con tus rodillas hacia arriba. Presiona suavemente tu parte baja de la espalda contra el piso. Hazlo durante dos o cinco segundos, luego relájate. Haz 10 repeticiones. Mientras aún te encuentras en el suelo, toma las dos rodillas y llévalas hacia tu pecho. Mantén esa posición por dos o cinco segundos, luego relájate. Hazlo 10 veces. Sostente sobre ambas manos y rodillas sobre una alfombra. Lentamente, levanta tu rodilla derecha de la alfombra y extiéndela hacia atrás tan lejos como puedas, extendiéndola por completo. Mantén esa posición por un par de segundos, luego lleva tu pierna a la posición inicial. Realiza el mismo movimiento con tu pierna izquierda. Haz 10 repeticiones con cada pierna.

Consejo

Es mejor colocar hielo en tu espalda dentro de los dos primeros días. El hielo limitará el flujo sanguíneo hacia tu espalda (vasoconstricción), lo que hace bajar la inflamación, el dolor y el adormecimiento. Luego de controlar la inflamación inicial y los síntomas, el calor promoverá el flujo sanguíneo hacia la parte baja de la espalda. La sangre lleva nutrientes importantes, así como oxígeno, a los tejidos blandos en la parte inferior de la espalda, que se utilizan para sanar. Los ejercicios de estiramiento y de construcción de fuerza, como el primero en el Paso 5, también aumentarán el flujo sanguíneo. Los ejercicios de estiramiento le darán flexibilidad a tu espalda y relajarán el nervio ciático. Los ejercicios de fuerza pueden agregar estabilidad a la columna vertebral y eliminan la presión del disco lastimado que está causando la neuralgia y el adormecimiento. Para más ejercicios, ver la lista de Referencias.

Advertencias

Nunca intentes ningún ejercicio que aumente el dolor o el adormecimiento, ya que puede causar lesiones más adelante en tu espalda o los nervios. Por el contrario, sigue estos procedimientos uno detrás del otro. Ve a tu doctor si tu dolor persiste por más días a pesar de varios días de tratamiento.