Cómo remplazar el colágeno en tu cuerpo

Escrito por Laura Leiva
Facial massage stimulates circulation.

El colágeno es la proteína más importante encontrada en la piel. La producción de colágeno, la cual mantiene la piel firme y elástica, decrece naturalmente con el tiempo. El agotamiento de esta proteína aumenta las arrugas, las líneas finas y la flacidez de la piel. Mantener los niveles de colágeno estables a lo largo de la vida es imposible, hay muchas maneras de reemplazar o complementar el colágeno en el cuerpo para frenar los efectos del proceso de envejecimiento. Mantener un estilo de vida saludable y muchos nutrientes ayudan al cuerpo a mantener la producción de colágeno.

Come una dieta rica en alimentos que contengan vitamina C, tales como naranjas, fresas y limones. La Central de la Salud sugiere que la vitamina C brinda al cuerpo una fuente natural de colágeno. Otros alimentos ricos en nutrientes son los vegetales de hojas verdes como la espinaca y la col rizada, los frutos rojos, que contienen el antioxidante licopeno y productos de soja que contienen genisteína, que retarda la degradación de la piel.

Dale a tu cuerpo los saludables ácidos grasos omega que se encuentran en las nueces y el pescado. De acuerdo con la Central de la Salud, las castañas, las almendras, el atún y el salmón son fuentes ricas en ácidos omega, los cuales impulsan y remplazan los niveles de colágeno.

Estimula la piel con masajes o ejercicio. El masaje y el ejercicio mejora la circulación, permitiendo que la sangre viaje por todas las áreas del cuerpo, especialmente por la piel, de acuerdo con Livestrong. El masaje facial y las actividades cardiovasculares son formas ideales para incrementar los niveles de colágeno en el cuerpo.

Aplica una crema anti-arrugas en tu cara cada noche. La Clínica Mayo sugiere que usar cremas que contienen péptidos de cobre, retinol, hidroxiácidos o kinetina para remplazar y estimular la producción de colágeno en la piel humectan y suavizan las líneas finas y las arrugas.

Advertencias

Evita el exceso de exposición al sol y fumar, ambos degradan el colágeno en la piel.