Cómo quitar completamente los callos de los pies

Escrito por Eirik Ott
Las callosidades se forman cuando los pies son forzados contra los lados duros de los zapatos.
Meinzahn/iStock/Getty Images

Cuando los zapatos incómodos se combinan con largas horas de caminar y estar parado, las consecuencias son el dolor en los pies y la posibilidad de tener callos. Las callosidades se forman cuando los pies son forzados contra los lados duros de los zapatos, y cuando estas callosidades crecen hacia adentro y presionan contra los huesos y las terminaciones nerviosas, pueden acarrear dolor e incomodidad. Por suerte, los callos son simples de tratar y existen muchas maneras de removerlos completamente.

Remoja tus pies

Prepara una solución para remojar los pies mezclando una taza de sales Epsom y una taza de bicarbonato de sodio. Si lo deseas, puedes agregar algunas gotas de aceites esenciales para obtener un aroma agradable. Los de lavanda o menta son buenos aceites para elegir.

Llena un recipiente, lo suficientemente grande como para que entren ambos pies, con agua caliente, luego revuelve 3 cucharaditas de la solución para remojar los pies por cada galón (3,7 lt) de agua hasta disolver. Deja que se asiente durante 10 minutos.

Moja tus pies en el agua y en la solución durante hasta 30 minutos para suavizar los callos antes de intentar quitarlos.

Usa una piedra pómez específicamente para suavizar los pies o compra un dispositivo especializado como el Ped Egg.

Frota la superficie del callo con la piedra pómez o Ped Egg con un movimiento lento y circular. Presiona firmemente, pero en forma suave para no dañar la piel sana alrededor del callo.

Deja de frotar cuando la piel sana debajo del callo comience a sentirse estimulada por ser frotada. Éste es un signo de que la piel muerta del callo (el cual se sentirá entumecido al frotarlo), ha sido desgastada para mostrar la piel sana debajo.

Limpia la piedra pómez o el dispositivo Ped Egg para quitar todos los restos de piel muerta.

Compra una almohadilla para callos o un juego de extracción de callos en cualquier farmacia.

Lee las instrucciones antes de usar.

Usa una almohadilla en forma de herradura o de rosquilla que evitará presionar demasiado directamente en el centro del callo. No utilices almohadillas medicinales.

Contacta a un especialista en pedicure en tu área y pregúntale sobre los servicios que brinda y su efectividad para los callos.

Consulta con un podólogo si los callos son muy extensos o sensibles para tratarlos uno mismo o eliminarlos con una pedicure. El médico puede explorar otros tratamientos con remedios y procedimientos quirúrgicos.

Pide ayuda en las zapaterías para hallar un calzado cómodo que calce perfectamente a tus pies para ayudar a aliviar la presión en los callos y evitar que se formen unos nuevos.

Consejo

El mejor modo de combatir los callos es la prevención y usar calzado cómodo con un buen calce. Asegúrate de que el ancho de los zapatos coincida con el ancho de tus pies y usa calzado de punta estrecha para que los dedos estén cómodos en un suelo muy irregular.

Advertencias

Ten cuidado con el uso de las almohadillas medicinales porque podrían irritar la piel debajo del callo y causar infecciones. Asegúrate de mojar los pies antes de frotar para suavizar la piel muerta y hacer más fácil la extracción. No frotes demasiado fuerte, ya que podrías dañar la piel. No mojes demasiado tus pies, pues podrías resecar la piel y agrietarla, lo cual puede acarrear una herida o infección.