Cómo prevenir la polio

Escrito por Sueanne Dolentz
Vacunarse contra la polio marca la diferencia entre la vida y la muerte en muchos casos.
Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

La Polio, también conocida como Poliomielitis, es una enfermedad altamente infecciosa causada por un virus. Durante la primera mitad del siglo 20, Estados Unidos experimentó una epidemia de la enfermedad, la cual causó parálisis y hasta la muerte en muchos pacientes. El noventa y cinco por ciento de aquellos que contrajeron la enfermedad no experimentaron efectos importantes, pero debido a que invade el sistema nervioso central, puede causar problemas muy serios. Aunque ha sido erradicada en los E.U.A, otros países menos desarrollados continúan luchando contra la enfermedad. Debido a sus graves efectos, saber cómo protegerse de ella es de suma importancia.

Existen dos tipos de vacunas contra la polio. La primera es una vacuna inactiva. Este tipo de vacuna es la única recomendada en los E.U.A. El virus inactivo se administra al paciente a través de una inyección. Después de tres dosis, el paciente es 99 por ciento inmune a la enfermedad.

Otro tipo de medicamento anti polio es la vacuna viva. Ésta se administra por la vía oral. La vacuna viva proporciona una mejor inmunidad. Sin embargo, en raras ocasiones, la vacuna mutará y se producirá la enfermedad.

Evita la infección. El virus de la polio se propaga fácilmente a través del aire y del contacto de la mano a la boca. También puede propagarse mediante el agua o la comida contaminada. También puedes contraerla a través del contacto con heces infectadas o secreciones bucales. Para prevenir la infección, asegúrate de estar vacunado.

Considera los factores de riesgo. Si fueron vacunados en su niñez, es raro que los adultos necesiten inmunización adicional. Sin embargo, si viajas a lugares en los que prevalece la polio, trabajas con pacientes con polio o manejas el virus en un laboratorio, la aplicación de una vacuna contra la polio es altamente recomendable.

Advertencias

Si crees que has sido expuesto a la polio, evita el uso del transporte público y lugares con alta concentración de personas. También es importante evitar el contacto con otras personas.

Si piensas que has sido infectado, visita a un médico inmediatamente. Llama con anticipación, de manera que el centro médico pueda tomar las precauciones adecuadas.

Los pacientes secretarán el virus a través de sus gargantas y la boca durante una semana. También eliminarán el virus en sus heces durante un mes aproximadamente.