Cómo perder peso rápido en tus brazos sin ganar masa muscular

Escrito por Stephanie Mitchell
El yoga utiliza tu propio peso corporal para tonificar tus brazos.
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

La pérdida de peso de cualquier parte del cuerpo tiene mucho más que ver con el consumo de calorías que con la construcción del músculo. Reducir un poco o perder grasa de una zona mediante el ejercicio de los músculos específicamente, no es realmente posible; para perder peso, debes crear un déficit calórico usando más calorías de las que consumes. Una dieta saludable y un ejercicio cardiovascular regular adelgazará todo el cuerpo, incluyendo los brazos. Tonifica y elonga los músculos del brazo para crear líneas largas y delgadas, en lugar de adquirir más volumen con el levantamiento de pesas tradicional. Mientras tanto, elimina la grasa corporal en exceso para mostrar tu nuevo tono muscular.

Haz por lo menos 150 minutos de ejercicio cardiovascular moderado o 75 minutos de ejercicio cardiovascular vigoroso cada semana. Alterna entre correr, caminar, nadar, saltar la cuerda y el ciclismo. Estos ejercicios queman calorías y fortalecen tu sistema cardiovascular, mejoran tu nivel de condición física en general y te ayudan a adelgazar. Para bajar de peso en tus brazos más rápido, aumenta la duración o la intensidad de tus entrenamientos.

Practica yoga o pilates por lo menos dos días a la semana. Estas disciplinas están diseñadas para estirar y fortalecer los músculos al mismo tiempo, construyendo brazos de líneas largas y ágiles en lugar de músculos voluminosos. Para obtener resultados más rápidos, toma más clases; sin embargo, no te exijas más allá de tus capacidades.

Habla con un entrenador acerca de los ejercicios tradicionales para fortalecer y tonificar los brazos. Realiza estos ejercicios una o dos veces cada semana. Si no los haces con demasiada frecuencia o con demasiado peso, no van a hacer que tus brazos realicen un gran trabajo.

Reduce el consumo de calorías al eliminar la comida chatarra, el pan blanco, los productos lácteos enteros, la carne veteada, los refrescos y el alcohol. Evita las grasas saturadas y los alimentos con un alto contenido de sodio.

Come granos enteros, productos lácteos bajos en grasa y carnes magras, como pollo, pavo y pescado. Reemplaza los huevos por claras de huevo, y condimenta tus ensaladas con vinagretas de bajo contenido graso. Llena la mitad del plato en cada comida con verduras para controlar fácilmente el tamaño de tu porción.

Consejo

Habla con tu médico antes de hacer cambios importantes en tu dieta o estilo de vida. Se paciente mientras tu cuerpo cambia. La pérdida de peso saludable no sucede de hoy para mañana.

Advertencias

No hagas ejercicios que estén más allá de tu nivel de condición física. No consumas menos de 1.200 calorías al día.