Cómo mezclar acetaminofén y aspirina

Escrito por Sara Davis
La combinación de acetaminofén y la aspirina no te hará daño; de hecho, estos fármacos con frecuencia trabajan juntos para aliviar el dolor y la inflamación.

El acetaminofén y la aspirina, aunque son dos fármacos diferentes para diferentes condiciones indicadas, se pueden tomar juntos para tratar el dolor y la inflamación. El acetaminofén, un analgésico de venta libre, trata la fiebre y el dolor de cuerpo, y se puede encontrar bajo la marca Tylenol. La aspirina reduce la inflamación y trata el dolor mediante la reducción en el cuerpo de una sustancia, similar a las hormonas, que origina el dolor. La aspirina puede ser encontrada bajo las marcas Bayer y St. Joseph. Estos fármacos no son perjudiciales cuando se toman juntos y pueden servir para apoyarse mutuamente en el tratamiento de la inflamación, fiebre y dolor.

Compra pastillas de acetaminofén y aspirina de venta libre. Las marcas más populares que producen estos fármacos son Bayer, para la aspirina, y Tylenol. También tienes la opción de comprar tabletas que combinen estos dos fármacos, tales como Excedrin Extra Fuerte, Excedrin Migraine y Vanquish.

Lee cuidadosamente la dosis sugerida en la parte posterior de la botella. No tomes más de la cantidad prescrita para cada fármaco, ya que una sobredosis de acetaminofén o aspirina puede ser peligrosa. No tomes más de 8 tabletas en un período de 24 horas.

Toma las tabletas de acetaminofén y aspirina al mismo tiempo con un vaso de agua. Esto hace que sea más fácil hacer un seguimiento de cuándo tomaste las pastillas y así evitar una sobredosis. Del mismo modo, resultará más eficaz para el alivio del dolor en general.

Consejo

Si te realizarán cualquier tipo de cirugía, en la cual te someterás a anestesia general, informa a tu médico de los medicamentos que estás tomando.

Advertencias

Evita excederte con el consumo de acetaminofén o aspirina, ya que eso puede causar graves daños al hígado.

No consumas alcohol mientras estés tomando estos medicamentos, ya que es potencialmente dañino para el hígado.

No tomes estos medicamentos si estás embarazada sin antes consultar a tu médico. Del mismo modo, si estás amamantando a tu hijo, consulta a tu médico antes de tomar acetaminofén o aspirina.

Nunca le des aspirina a un niño menor de doce años, o a un niño o adolescente que tenga fiebre o síntomas de gripe, ya que esto podría causar una condición potencialmente fatal llamada síndrome de Reye.

Deja de tomar acetaminofén y aspirina si experimentas cualquier tipo de reacción alérgic y consulta inmediatamente a tu médico.