Cómo mantener tu rostro suave y libre de imperfecciones de forma natural

Escrito por Tess Reynolds
Las hormonas activas provocan que los adolescentes sufran de manchas y acné.
BananaStock/BananaStock/Getty Images

Una piel lisa, sin manchas, produce una sensación de confianza, pero a menudo las hormonas y la genética nos hacen más susceptibles al acné. Aunque éstos pueden estar más allá de tu control, mejorar las manchas por una piel suave y tersa es a menudo sólo una cuestión de cambio de los hábitos básicos. Los tratamientos químicos y las recetas que se promocionan para mantener una tez clara, pueden ser a menudo muy duros y costosos, en cambio los métodos naturales proporcionan los resultados deseados de una manera que incluso evitan los efectos secundarios y los gastos de los tratamientos químicos.

Mantén tu piel limpia. Lávate la cara dos veces al día, mañana y noche, con un jabón facial leve. Busca un limpiador libre de aceite y no comedogénico que no irrite o reseque tu piel, tales como Eucerin DermoPURIFYER, Cetaphil Piel Suave o la Barra Facial Transparente de Neutrogena. Utiliza tus manos limpias para lavarte la cara en lugar de un paño de tela que pueda irritar tu piel, y sécate con un paño. Mantén el cabello hacia atrás mientras duermes y evitar tocarte la cara. Los aceites y la suciedad en tus manos se transfieren a la piel y causan espinillas.

Evita los comportamientos y hábitos que hacen que los manchas se pongan peor. Exprimir el acné existente puede causar infección en los granos y aumentar la posibilidad de cicatrices del acné. Evita los alimentos grasos y azucarados. Según el Dr. John Wolf, presidente de dermatología de la Facultad de Medicina de Baylor, estos alimentos pueden causar azúcar en la sangre y que los niveles de insulina fluctúen y exacerben los problemas del acné.

Mantente alejado de los productos grasos cerca de tu cara. Las ceras de pelo grasientas, las cremas hidratantes aceitosas y los cosméticos gruesos pueden empeorar el acné. Utiliza productos para el cabello ligeros a base de agua y recoge tu cabello con un clip lejos de tu cara. Usa una gota de crema hidratante sin aceite del tamaño de un guisante, que no sea comedogénico y acnegénico si es necesario. Selecciona bases minerales en polvo y cosméticos en lugar de productos pesados y grasosos.

Limita el estrés mediante el ejercicio, hablando con amigos o familiares, o escuchando música. De acuerdo con la doctora Denise Metry, profesora asistente de dermatología en la Facultad de Medicina de Baylor, el estrés estimula las hormonas. Esto lleva a que las glándulas de la piel produzcan exceso de aceite que originan los brotes de acné.

Haz ejercicio y come alimentos saludables para mejorar la calidad de la piel. Hacer ejercicio con regularidad mejora la circulación sanguínea, reduce el estrés y elimina las toxinas de tu cuerpo. La vitamina A mantiene la piel suave y flexible. El hígado, vegetales de hoja verde, huevos, mantequilla, queso y las frutas de color naranja y amarillo y las verduras contienen vitamina A. La vitamina C es un antioxidante que protege la piel y repara los daños de la piel, y se encuentra en los cítricos, el brócoli y los pimientos. El aceite vegetal, semillas de girasol, las almendras, las aceitunas, los arándanos y la papaya contienen vitamina E, que protegen la piel y previenen el daño celular. Los alimentos que contienen niacina, tales como carnes magras, pescado, huevos y pan enriquecido, la pasta y los cereales también promueven una piel sana. Toma un suplemento multivitamínico todos los días para apoyar la nutrición y la salud de la piel. Bebe por lo menos 64 onzas de líquidos (1,89 lts) cada día: mantenerse hidratado es vital para una piel sana.

Consejo

Habla con tu dermatólogo sobre las hierbas y otros tratamientos homeopáticos como el aceite de árbol de té, guggul, medicina ayurveda, belladona y la caléndula para los problemas severos de acné.