Cómo limpiar pieles de oveja

Escrito por Shelley Marie
None

Las pieles de oveja son materiales orgánicos que se utilizan para las cubiertas de los asientos y de la cama, alfombras, ropa y otras aplicaciones. Requieren un cuidado especial para eliminarles la suciedad y el polvo ya que el calor directo y los detergentes fuertes pueden dañar la estructura de la piel y encogerla. Para mantener el lado suave de lana de la piel de oveja blando, mullido y libre de polvo, debes cepillarlo regularmente y pasarle la aspiradora. Con el cuidado apropiado, podrás mantener los artículos de piel de oveja con una buena apariencia.

Llena una bañera o fregadero con agua fría y agrégale detergente para piel de oveja de acuerdo con las instrucciones del fabricante.

Coloca el artículo de piel de oveja en el agua y sacúdelo para aflojar la suciedad y el polvo. Para ayudarte a eliminar las manchas difíciles o los residuos, límpialos con una esponja.

Escurre el agua de la bañera o del fregadero y llénalo con agua limpia y fresca.

Enjuaga la piel de oveja en el agua limpia para eliminar cualquier residuo de detergente.

Drena el agua de la bañera o del fregadero y exprime la piel de oveja con las manos para eliminar cualquier exceso de agua.

Seca la piel de oveja con una toalla para eliminar tanta agua como sea posible.

Extiende la piel de oveja o cuélgala para que se seque en un lugar bien ventilado, alejada de la luz solar directa o del calor. La piel puede tardar todo un día para secarse por completo.

Cepilla la piel de oveja seca con un cepillo de alambre para restaurar su estructura. Hazlo en la lana por encima de la piel y lejos de ella.

Consejo

Aspira la piel de oveja con un accesorio de cepillo al menos una vez al mes para eliminar la suciedad y el polvo.

Advertencias

No uses blanqueador ni agua caliente para limpiar tus artículos de piel de oveja. No seques los artículos de piel de oveja en la secadora.