Cómo librarse de las espinillas subcutáneas rápidamente

Escrito por Amy Davidson
Mantener tu rostro limpio es esencial para evitar que las espinillas empeoren.

Las espinillas subcutáneas, o quistes, pueden ser dolencias faciales dolorosas que resultan frustrantes para quien las padece. Aunque no son visibles, es probable que lo sean pronto, y el dolor producido por tenerlas puede ser desagradable. Si tienes una espinilla bajo tu piel, toma medidas para librarte de esa dolorosa imperfección tan pronto como puedas.

Aplica una compresa caliente al área. Mantén un paño suave y limpio remojado en un poco de agua tibia del grifo sobre el área de tres a cuatro minutos sobre el área afectada, remojándolo con más agua tibia a medio camino. Esto ayudará a sacar la espinilla y los aceites a la superficie de la piel, y a abrir los poros.

Pon un poco de astringente con ácido salicílico en una bola de algodón, de manera que quede bien saturada, después aplica la bola de algodón en la piel inmediatamente después de quitar la compresa. Esto te ayudará a limpiar y secar la suciedad o el aceite que haya emergido a la superficie. Sigue realizando estos dos pasos dos veces al día hasta que la espinilla salga a la superficie y forme un punto blanco.

Lávate la cara con un limpiador suave y un poco de agua tibia y después aplica un exfoliante suave encima de la espinilla en círculos muy suaves. Esto disminuirá el exceso de aceite, o las células muertas que pueden hacer que la espinilla empeore.

Toma dos pedazos de papel sanitario y envuelve uno alrededor de cada dedo índice. Presiona suavemente tus dedos índices juntos alrededor de la espinilla y aprieta. debe estar lista para estallar, y una vez que esto ocurra, toma otra bola de algodón con astringente y aplícala en el área para secarla. Si no estalla después de apretarla suavemente unas cuantas veces espera y continúa con los pasos anteriores hasta que la espinilla esté lista, puede tomar uno o dos días.

Consejo

La mejor manera de tratar las espinillas, sobre o debajo de la piel, es prevenirlas, lo cual puede hacerse lavándote la cara dos veces al día y manteniendo en general una rutina adecuada de limpieza. Habla con tu dermatólogo sobre lo que necesita tu tipo de piel para mantenerse limpia. Nunca intentes reventar una espinilla que se encuentre bajo la piel, pues esto puede provocar un mayor dolor, extender la espinilla bajo la piel y el enrojecimiento en el área.

Advertencias

Si la espinilla bajo tu piel te provoca dolor extremo, o un absceso grande, busca ayuda de un dermatólogo o tu médico de atención primaria, pues puede ser un signo de una infección o una condición más grave.