Cómo hacer una crema facial orgánica antiedad para uso nocturno

Escrito por Judy Kilpatrick
Las cremas orgánicas nocturnas antiedad contienen aceites esenciales que retienen o aumentan la salud y la integridad de las células de la piel.

La prevención de las arrugas a fin de reducir los signos del envejecimiento implica proteger la piel de elementos dañinos que deterioran las células y hacen más lenta la producción del colágeno y la elastina. Las cremas orgánicas nocturnas antiedad contienen aceites esenciales que retienen o aumentan la salud y la integridad de las células de la piel, previniendo la formación de líneas finas y arrugas. La piel saludable retiene la humedad y se mantiene elástica y firme. Los ingredientes orgánicos promueven la salud de tu piel evitando que se seque y degrade. La cera de abejas, combinada con aceite de almendras dulces y agua de caléndula, produce una crema que actúa como barrera que retiene la humedad y otros ingredientes esenciales.

Vuelca las flores de caléndula en agua hirviendo. Cúbrelas y deja que se asienten hasta que el agua se enfríe.

Vierte el agua de las flores de caléndula a través de un colador para remover los pétalos. Cubre y almacena en la nevera.

Derrite la cera de abejas en una cacerola para baño maría o de acero inoxidable pesada. Mantenla sobre la fuente de calor e incorpora los aceites de caléndula y almendras dulces utilizando una batidora pequeña.

Mezcla jugo de limón con 2 cucharadas de agua de caléndula. Lentamente agrega estos líquidos a la mezcla de la cera de abejas y revuelve bien. Retira del fuego.

Continúa batiendo la mezcla de la cera hasta que se enfríe al punto de que la puedas tocar tranquilamente. Luego, incorpora los aceites esenciales de incienso y limón mientras continúas mezclando.

Vierte la crema en jarras de color oscuro. Consérvala en un lugar fresco y oscuro.

Advertencias

Sacude las jarras hasta que se hayan enfriado completamente para mantener los ingredientes en suspensión.