Cómo hacer un exfoliante de avena

Escrito por Angela LaFollette
None

Para mantener tu piel saludable, debes cuidarla. Exfoliar la piel ayuda a eliminar la suciedad y los residuos que se encuentran atrapados en los poros. En vez de comprar un exfoliante que quizás contenga conservantes que irriten tu piel, puedes preparar uno casero con avena. Las almendras y la avena son exfoliantes naturales y también actúan como agentes anti inflamatorios. Puedes preparar los ingredientes por anticipado para tener el exfoliante a mano cuando necesites limpiar tu piel.

Muele 1 taza de avena y 1 taza de almendras por separado en una procesadora de alimentos hasta obtener un polvo fino.

Mezcla el polvo de la avena y el de las almendras en un recipiente. Añade 1 taza de harina de maíz a la mezcla.

Coloca 2 cucharadas del polvo en un recipiente pequeño. Añade agua tibia lentamente hasta que se forme una pasta.

Frota el exfoliante sobre tu piel dibujando círculos suaves. Déjalo reposar durante 10 minutos. Luego enjuágalo con agua tibia y una toallita para asearte.

Tapa el recipiente que contiene la avena y las almendras molidas. Guárdalo en un lugar fresco a temperatura ambiente hasta que decidas usarlo.

Consejo

Si las almendras te producen irritación, reemplázalas con arroz triturado bien fino. También puedes añadir un par de gotas de aceite esencial si quieres un exfoliante más perfumado.

Advertencias

Evita que el exfoliante te entre en los ojos para evitar que se irriten.