Cómo hacer un exfoliante con sal, azúcar y jugo de limón y frotarlo suavemente sobre los puntos negros

Escrito por Lanh Ma
Una exfoliación facial mantiene tu piel con un aspecto joven.

Los puntos negros son causados por la suciedad y los desechos que quedan atrapados en tus poros. Si bien pueden aparecer en cualquier lugar del rostro, son más comunes sobre y alrededor de la nariz. La exfoliación ayuda a extraer los puntos negros de tu piel a la vez que retiran la piel muerta. Prepara tu propio exfoliante para removerlos usando ingredientes que encontrarás en tu cocina.

Mezcla en un bol la miel y el jugo de limón con una cuchara medidora.

Agrega azúcar y sal marina a la mezcla.

Mezcla el azúcar junto con la sal, la miel y el jugo de limón usando una cuchara, hasta lograr una pasta arenosa.

Aplica la pasta al área afectada con puntos negros, frotándola suavemente con movimientos circulares.

Enjuaga la pasta y retírala de tu rostro.

Aplica sobre tu cutis una crema humectante para calmar la piel y rehidratarla.