Cómo hacer un baño de sal con sal marina

Escrito por Kimberly Caines
None

La sal marina te entrega una experiencia relajante y tranquilizante que tiene beneficios terapéuticos. Si sufres de enfermedades en la piel como la psoriasis o eczema, un baño de sal marina puede ayudarte a aliviar tu piel seca y la picazón. Estos baños también pueden aliviar el estrés y la rigidez, hinchazón de las articulaciones y y la inflamación causada por condiciones reumatológicas. En lugar de gastar dinero comprando baños de sal, puedes hacer el tuyo para uso personal o como regalo para una amiga.

Escoge la sal marina que quieras usar para tu baño. Puedes encontrar diferentes sales marinas en Internet o en tiendas de baños y cuidado del cuerpo. La sal marina viene en muchos tamaños de gano que van desde la más gruesa a la más fina. Mientas más grandes sean los granos, más se tardarán en deshacerse en tu baño. Escoge un solo tamaño, o mezcla diferentes tamaños de granos. Escoge sal del Mar Muerto ya que contiene minerales como el magnesio, el potasio y el bromuro que son óptimos para suavizar la piel y relajar los músculos.

Pon 3 tazas de sal marina en un tazón y agrégale hasta 24 gotas de aceites esenciales. Escoge un aceite esencial de acuerdo a tu preferencia. Usa lavanda o ylang ylang para aliviar el estrés y agrega menta o bergamota por sus beneficios energizantes contra de la fatiga.

Llena un frasco decorativo de vidrio con la mezcla y ponle una tapa hermética para evitar que se escape el aroma.

Espera 24 horas antes de volver a mezclar el contenido de tu frasco de vidrio para segurar que esté completamente combinado. Agrega 1 taza bajo el agua corriente mientras llenes la bañera para obtener una experiencia relajante y tranquilizante.