Cómo evitar las marcas de los anteojos en la nariz

Escrito por Dan Harkins
Algunas cosas pueden hacer que tus anteojos dejen un marca.
Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images

Si usas anteojos, es posible que hayas hecho una lista mental de todas las razones por las que deseas no hacerlo. La marca roja a menudo dejada en la nariz por el marco o las almohadillas de soporte de los vidrios es probable que esté en esa lista. Más allá de que tu optometrista haya calibrado correctamente el tamaño de los anteojos y el arco para la nariz para que se adapte a tu forma única, algunas otras tácticas podrían ayudarte a aliviar la frecuencia o la gravedad de las marcas.

Haz que tu optometrista vuelva a medir el tamaño de los vidrios, representado por tres números, el ancho, el puente de la nariz y la longitud de la sien hasta la parte posterior de la oreja. Asegúrate de que tus gafas se ajusten a dichas medidas.

Ajusta las patillas de la pieza de la nariz para afinar los ajustes de tus anteojos sobre el puente de tu nariz. Toma cada almohadilla y dóblala con cuidado a una posición que se ajuste mejor a tu nariz. Pruébate de nuevo tus anteojos para ver qué tal estuvo el nuevo ajuste. Haz que tu optometrista haga esto por ti si te preocupa romper los anteojos.

Limpia tus anteojos y cara con regularidad para eliminar los aceites, maquillaje u otros residuos que pueden irritar tu piel cuando está atrapada debajo de tus lentes.

Quítate tus lentes, si es posible, si estás sudando, lo que puede intensificar marcas rojas.

Rota entre dos pares de anteojos, preferiblemente uno con un marco que se apoye en la nariz y otro que emplee una pieza de nariz. Esto podría darle más tiempo a tu piel para que se seque.

Usa una crema hidratante para combatir la piel seca, que es más propensa a desarrollar marcas rojas. Otros productos cosméticos, como un tónico, pueden reducir los poros y reducir las marcas de los anteojos.

Consejo

Pídele a tu oculista que use un material diferente para la pieza de la nariz si las marcas persisten. Vienen hechas en caucho, plástico, silicona y otros materiales, todos con cualidades ligeramente diferentes.