Cómo evaluar una herida

Escrito por Jennifer S. Wright
Cómo evaluar una herida.

Las heridas se evalúan a intervalos regulares para asegurar que la herida sane correctamente y no tenga infecciones. Las técnicas de evaluación de heridas dependen de la ubicación, tamaño y profundidad de la herida, como también si los bordes de la herida están cerrados como una incisión suturada o abiertos como una úlcera a presión. Las evaluaciones de heridas pueden hacerse en una institución de cuidado de la salud o en casa por un paciente o cuidador. Saber los elementos de una evaluación de heridas es importante para rastrear la sanación y la efectividad del tratamiento actual.

Lávate las manos con jabón y agua, sécalas bien después.

Mide la longitud, ancho y profundidad de la herida y nota la ubicación del sitio de la herida. Compara las medidas con las anteriores.

Mide y nota la ubicación de cualquier túnel o menoscabo. Los túneles ocurren cuando la herida se ramifica profundamente en tejido sano y el menoscabo ocurre cuando la herida se extiende por debajo del borde intacto de la herida.

Evalúa cualquier drenaje para ver el color y cantidad. El drenaje puede ir desde claro, rosado, con sangrado, amarillo, verde, blanco o grueso. La cantidad de drenaje puede ir desde nada hasta una gran cantidad.

Evalúa la herida para ver si hay señales y síntomas de infección como calidez, hinchazón, una sanación pobre, mal olor, presencia de un drenaje con un color anormal y un enrojecimiento o aumento del dolor.

Examina los bordes de la herida y la piel que la rodea. Nota si los bordes están abiertos o cerrados, si los bordes tienen un perfil distinto o si hay evidencia de daño en el tejido más allá del borde de la herida.

Evalúa el lecho de la herida para ver si hay una presencia de tejido granuloso el cual es tejido sanador, el cual es rosado o rojo.

Mide la cantidad y ubicación de mudas de piel (tejidos muertos) o escara (costra seca). Las mudas de piel lucen como tejidos amarillos o blancos. La escara es un tejido oscuro y duro.

Quítate y deshecha los guantes. Lávate las manos con jabón y agua.

Consejo

Mide todas las medidas en centímetros. La ubicación de los túneles y menoscabo es registrado usando la ubicación del reloj. Un ejemplo del uso de este método es medir el túnel a las 3 en punto. Asegúrate de que la herida sea medida de la misma manera cada vez. Algunas personas prefieren medir la longitud y anchura más amplias mientras que otras personas prefieren medir la longitud desde la cabeza hasta el dedo gordo del pie y la anchura de costado a costado.

Advertencias

Si hay varias heridas, cámbiate los guantes antes de evaluar cada herida para evitar contaminación cruzada.