Cómo eliminar las escamas duras de los talones

Escrito por Mia Carter
Exfolia y humecta tus pies para prevenir las escamas, las lastimaduras y la piel seca.
BananaStock/BananaStock/Getty Images

Los pies secos son un problema común, especialmente si pasas parado largos periodos de tiempo o usas sandalias regularmente. Si no exfolias tus pies para quitarles la piel seca, la piel muerta puede acumularse y formar una capa seca y escamosa en tus talones. La piel seca carece de flexibilidad, lo que puede hacer que se lastime y que se formen escalas divididas por fisuras dolorosas. La clave para sanar tus pies es quitar la piel muerta y seca y humectarlos para mantener el área de los talones suave y flexible mientras sanan las partes lastimadas.

Llena un recipiente de plástico o un baño para pies con agua caliente. Añade algunos cristales para baños de pies. Estos humectarán, suavizarán y limpiarán tus pies.

Remoja tus pies en el agua caliente durante 20 minutos.

Saca uno de tus pies del agua y exfólialo con una lima de metal. Presta mucha atención a los costados y la parte posterior del talón. Moja periódicamente la lima para quitarle la piel muerta que se le acumule.

Vuelve a colocar el pie exfoliado en el agua y repite el proceso de exfoliación con el otro pie.

Saca ambos pies del agua y sécalos con una toalla. Desecha el agua.

Satura algunas bolas de algodón con agua oxigenada y pásalas por las áreas lastimadas de tus talones. Solo es necesario hacer esto en los casos en que la piel está herida.

Aplica una capa delgada de ungüento con antibióticos en las lastimaduras de tus talones.

Aplica una capa gruesa y uniforme de crema humectante para pies por toda la superficie de tus pies. Cúbrelos inmediatamente con calcetines de algodón.

Déjate los calcetines puestos durante toda la noche. Esto permitirá que la crema penetre en la piel seca.

Repite el paso 1 a 10 durante dos semanas o hasta que tus talones queden suaves y sin grietas. Mantén tus pies suaves y sanos limándolos cuatro veces por semana y humectándolos durante la noche.

Consejo

Usa una bañera en lugar de un baño para pies colocando el tapón y permitiendo que el agua se acumule mientras te duchas. Lima tus pies cuando termines de ducharte.

Advertencias

Si no ves mejoras en una semana, o si las lastimadura son muy dolorosas, visita a un podólogo. Los talones lastimados pueden infectarse. Los signos de las infecciones incluyen el enrojecimiento, el pus, el dolor y la hinchazón. Si observas síntomas de una infección, acude al médico. Es posible que te prescriban antibióticos de administración oral para sanar la infección.