Cómo eliminar la piel oscura sobre los nudillos de los dedos de tus pies

Escrito por Amy Davidson
Mantén los pies limpios para evitar la acumulación de suciedad y sudor.

La piel de tus nudillos puede oscurecerse con el tiempo por el uso diario, la exposición a la luz solar y la acumulación de piel muerta. Tus nudillos de los dedos de los pies son especialmente susceptibles, ya que pueden acumular suciedad y sudor de caminar todo el día. La eliminación de estas manchas oscuras toma un poco de tiempo y esfuerzo, pero con un mantenimiento adecuado puedes liberar los dedos de las manchas oscuras y evitarlas en el futuro.

Lávate los pies diariamente con jabón humectante y agua. Exfolia tus pies una vez al día durante la limpieza también. Para exfoliar, mezcla 2 cucharadas de azúcar morena con una cucharada de aceite de almendras y frota suavemente la mezcla sobre los dedos del pie y los pies para eliminar la piel muerta. Lava los pies con agua tibia. Una vez que las manchas se hayan ido, exfolia todos los días.

Frota la parte superior de los dedos en un movimiento circular con una piedra pómez después del lavado y la exfoliación. Haz esto todos los días para combatir más la acumulación sobre la piel. Una vez que las manchas hayan desaparecido, puedes cambiar a hacer esto una o dos veces por semana, dependiendo de la facilidad con que se formen las manchas oscuras.

Mezcla 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio con 2 cucharadas de jugo de limón y aplícalo a la parte superior de los dedos del pie después de la limpieza y la exfoliación. Deja reposar la mezcla durante 10 minutos, luego enjuaga, seca bien los dedos de los pies y frota un poco de aceite de almendras por encima de ellos. Aplica la mezcla en los pies dos veces a la semana para aclarar la piel naturalmente y aplica aceite de almendras todos los días después del lavado para hidratar.

Consejo

Si las manchas no desaparecen después de dos semanas de tratamiento, o empeoran o comienzan a ponerse rojas e inflamadas, consulta a tu dermatólogo, ya que esto podría ser un signo de una infección de la piel o un hongo.