Cómo diferenciar un esguince de una fractura de muñeca

Escrito por Andrea Griffith

Tanto los esguinces como las fracturas pueden ser extremadamente dolorosos y ambos requieren de atención médica. Sin embargo, en el caso de un esguince solo basta con la atención de un médico de cabecera; en cambio, cuando se trata de un hueso fracturado, se necesita atención médica especializada, un yeso y posiblemente una cirugía. Existen algunas formas de diferenciar y tratar estos dos tipos de lesiones hasta poder ir en busca de asistencia médica o esperar a que llegue.

En un esguince el dolor tiene lugar en los músculos o en las articulaciones, no el hueso. No obstante, en muchos casos, esta sensación es difícil de diferenciar si el dolor es muy intenso.

Si has sufrido un esguince, la zona que lo rodea se hinchará y se formarán moretones. Todavía podrás mover la muñeca, aunque experimentarás muchas molestias al hacerlo.

La muñeca esguinzada se enrojecerá e incluso la podrás sentir caliente, y los vasos sanguíneos abiertos debajo de la piel pueden provocar la sensación de calor leve.

Aplica sobre el esguince una compresa fría o una bolsa plástica llena de hielo de inmediato.

Comprime el esguince con una venda ACE. Procura que el vendaje se mantenga bien apretado durante dos días. Continúa aplicando hielo en la zona.

Mantén la lesión elevada por encima del nivel del corazón para reducir la hinchazón.

Asegúrate de que la persona lesionada permanezca en reposo, pues no se debe hacer ninguna actividad durante el proceso de curación. Realizar esfuerzos físicos, como levantar cosas, practicar un deporte o hacer ejercicio, puede empeorar la lesión.

Si no se obtienen buenos resultados en el lapso de una semana, busca atención médica.

En muchos casos de fractura, la persona lesionada escuchará o sentirá un "ruido seco".

Habrá mucha hinchazón alrededor del hueso. También pueden aparecer hematomas.

El brazo, la muñeca o la mano no sólo dolerán intensamente al mínimo contacto, sino que será casi imposible moverlos.

Si se trata de una fractura muy grave, el hueso puede atravesar la piel. En estos casos, habrá mucha cantidad de sangre y el hueso será visible.

Busca atención médica de inmediato. Llama a una ambulancia o lleva a la persona lesionada al hospital. Si el hueso ha atravesado la piel, es probable que se necesite de una cirugía para reubicarlo y suturar la piel.

Aplica una compresa fría sobre la mano fracturada. Si el hueso ha roto la piel, también deberás ejercer presión sobre el área sangrante con una gasa o una toalla limpia.

Coloca dos reglas de madera de 12 pulgadas cerca de la muñeca para enderezarla a su posición original; no intentes mover la muñeca ni el hueso. Crea un acolchado para la lesión con unas toallas pequeñas y envuelve suavemente la muñeca con una venda ACE.

Sin importar el lugar donde ocurra la fractura, la persona lesionada debe permanecer recostada mientras espera a que llegue la atención médica.

Advertencias

Si el hueso fracturado ha atravesado la piel, no trates de empujarlo nuevamente al interior del cuerpo. Esto puede ser extremadamente doloroso y causar daños realmente graves.