Cómo diagnosticar orina espumosa en un gato

Escrito por Jamie Conrad
Los gatos enfermos con frecuencia producen orina espumosa.
Cat image by Kondretnko Max from Fotolia.com

Los problemas de orina son muy comunes en el mundo de los gatos. Desde infecciones del tracto urinario hasta cristales en la orina, algunos problemas menores de la orina son fácilmente diagnosticados y tratados. Sin embargo, de vez en cuando, tu gato puede mostrar síntomas de un problema urinario más grave. Uno de los síntomas de una condición médica potencialmente grave en tu gato es que tenga una orina espumosa. Si tu gato tiene orina espumosa, actúa inmediatamente ya que ésta podría ser un síntoma de cáncer, de enfermedad del riñón o de problemas del hígado.

Llama a tu veterinario. Explícale la situación de tu gato, y haz una cita para un examen.

Observa los síntomas urinarios de su gato. Puede ser asqueroso, pero revisa la orina. Toma nota del color, olor y forma de la espuma, así como la frecuencia con que están frecuentes estos síntomas, si el olor es siempre el mismo o si es el mismo color y si a tu gato le duele al orinar.

Examina otros síntomas en tu gato. Toma nota de sus hábitos alimenticios, por ejemplo si trata de comer o evitar alimento, si su comportamiento ha cambiado, si está durmiendo más o vocalizando excesivamente. Busca un color amarillento en la parte blanca de los ojos o sobre la lengua o pérdida de peso. Toma nota de cualquier cosa fuera de lo común que tu gato pudiera estar haciendo.

Asiste a la cita con el veterinario. Dale toda la información que tienes respecto a los síntomas y la condición de tu gato.

Permite que tu veterinario le realice pruebas de diagnóstico. Algunos ejemplos de pruebas para problemas urinarios son: análisis de orina, análisis de sangre, cultivo de orina, proteínas en orina, nivel de creatinina o perfil bioquímico sérico. Las pruebas ayudarán a determinar la causa exacta y el mejor tratamiento para la causa subyacente de la orina espumosa de tu gato.

Consejo

Asegúrate de ver a un veterinario acerca de la condición de tu gato, ya que podría ser el resultado de una amplia variedad de problemas que son imposibles de diagnosticar sin la ayuda de un profesional experimentado. Si la condición de tu gato empeora antes de la visita al veterinario, llama para adelantar la visita. Al veterinario no le importará, y puede salvar la vida de tu gato.