Cómo detener la leche materna al terminar con la lactancia

Escrito por Lillian Downey
Dejar que la leche disminuya poco a poco es la forma más saludable de parar la producción de leche.

Si tu y tu bebé han decidido que es el momento de terminar con el amamantamiento, o si tienes que destetarlo debido a una enfermedad o a un medicamento, hay varias cosas que tienes que tener en cuenta para hacer la transición tan fácil como sea posible. Dejar que la leche disminuya poco a poco es la forma más saludable de parar la producción de leche, según los expertos en La Leche League International. Dejarlo sin más puede llevar a congestión e infecciones.

No vendes tus pechos. Según los expertos de Breastfeeding Basics, esto es una historia de ancianas que no es cierta. Evita vendarlas para prevenir enfermedades como conductos de leche bloqueados o mastitis, un doloroso tipo de infección que ocurre en las mujeres que están amamantando.

Usa remedios caseros para ayudar con el dolor y la congestión. Aplica hojas de repollo frías a ambos pechos para aliviar y enfriar el tejido dolorido. Toma varias tazas de té de salvia a lo largo del día. Se dice que este desacelera la producción de leche.

Toma suficientes fluidos y reduce la ingesta de sodio. Evita el instinto de tu cuerpo a retener líquidos a medida que te deshidratas. En la medida que tu cuerpo retiene agua, también retiene leche. Asegúrate de que estás bien hidratada para evitar el dolor, y la congestión mientras dejas de amamantar.

Bombea o exprime pequeñas cantidades de leche cada día. Saca la suficiente leche como para no sentirte congestionada. A medida que tu cuerpo siente menos necesidad de leche, producirá más. Quitar sólo un poco te ayudará a dejar de producirla. Nunca vacíes el pecho, ya que esto le dirá a tu cuerpo que se necesita más leche.

Usa calmantes para el dolor de venta libre si sacar algo de leche no te alivia el dolor. Debes saber que cualquier medicamento que tomes pasará a tu bebé si todavía lo estás amamantando. A menudo, cuando no puedes sacar leche, las drogas anti-inflamatorias y los calmantes pueden aliviar la incomodidad.