Cómo detener el síndrome de la pierna inquieta

Escrito por Alicia Bodine
Piernas

Si no puedes parar de mover las piernas, o si sientes dolor o molestia en ellas periódicamente, es posible que sufras del Síndrome de la Pierna Inquieta (RLS, por sus siglas en inglés). En la actualidad este síndrome es más reconocido a nivel médico, lo que significa que hay muchos tratamientos nuevos para esta condición. Si padeces del síndrome de la pierna inquieta, puedes ponerle un freno.

Estira las piernas antes de ir a la cama. Deberás dedicar de 10 a 15 minutos por lo menos a estirar tus piernas. A esto solo se lo conoce como deshacerse del síndrome de piernas inquietas. Esto se debe a que la mayoría de las personas tienen síntomas durante la noche, cuando se les acalambran las piernas, y el estiramiento previene los calambres.

Coloca una almohada para el cuerpo entre las piernas cuando te vas a dormir. Necesitarás acostarte sobre tu costado izquierdo o derecho. Recostarte boca arriba puede empeorar el síndrome de la pierna inquieta, así que si te acuestas de costado con las piernas separadas, podrás eliminar todos los síntomas del RLS.

Toma un suplemento de calcio, magnesio y zinc antes de acostarte. Estos minerales harán que tus músculos dejen de acalambrarse si los tomas regularmente.

No bebas productos con cafeína después de la cena. Deja del todo el alcohol y el tabaco, pues tienen un gran impacto sobre todo tu cuerpo y te volverán más susceptible a los calambres.

Date un baño caliente o usa una almohadilla térmica sobre las piernas antes de ir a dormir. El calor estimulará la circulación y evitará que tus piernas se acalambren.

Obtén una receta de tu médico, quien puede elegir que tomes clonazepam y diazepam. Estas drogas tienen efectos secundarios, de modo que debes intentar primero con todos los demás pasos.

Consejo

Los masajes periódicos pueden servir de ayuda. Asegúrate de hallar a un buen masajista y preferiblemente a alguien que haya trabajado anteriormente con pacientes con esta condición.