Cómo detener el sangrado de los hemangiomas capilares

Escrito por China Zmuida
Cómo detener el sangrado de los hemangiomas capilares.

Los hemangiomas capilares son neoplasias cutáneas benignas que pueden ser rojas o violáceas en apariencia. Los angiomas son causados por una acumulación de capilares debajo de la piel. Según el sitio web Medline Plus, los hemangiomas capilares se vuelven comunes en adultos mayores de 30 años. En muchas instancias, no habrá necesidad alguna de tratar el angioma. Sin embargo, un hemangioma capilar grande puede sangrar profusamente cuando lo lastimas o lo rascas. Si te encuentras con el problema de no poder contener el sangrado del angioma, debes buscar tratamiento.

Detener el sangrado

Aplica presión sobre el área del angioma con una toalla de mano. La presión debe ser firme.

Mantén la presión en el área afectada por hasta 15 minutos. No quites la toalla durante este proceso para que el sitio afectado tenga tiempo de coagular.

Quita la toalla luego de 15 minutos para determinar si aún hay sangrado. Si se ha detenido, limpia el área con una bola de algodón mojada con peróxido de hidrógeno. Aplica un ungüento antibiótico como Neosporin en el área y coloca un vendaje sobre la herida. Cambia los vendajes cada 3 o 4 horas.

Si el sangrado no se detiene, obtén tratamiento para el angioma. Según Medline Plus, los angiomas que sangran seguido pueden ser tratados con electrocirugía. La electrocirugía utiliza un electrodo que toca el área del sangrado para ayudar al tejido a coagular y detener el sangrado con un proceso conocido como electrocoagulación.

Si sufres de un sangrado frecuente de tu angioma, considera hacer que extirpen el tejido. Según la revista médica American Family Physician, un proceso conocido como electrosección puede remover el tejido afectado con un electrodo. La electrosección puede eliminar el tejido con un mínimo daño a tu piel.

Consejo

Consulta con un dermatólogo si no puedes detener el sangrado de tu angioma.

Advertencias

No rasques tu hemangioma. Esto puede llevar a una infección y una posible cicatriz en el área afectada. No intentes remover el angioma tu mismo. Esto debe ser hecho por un dermatólogo.