Cómo deshacerte de los callos ablandados en el talón

Escrito por Mary Ylisela
El cuidado adecuado de la piel evita la formación de callos en los talones.
Steve Mason/Valueline/Getty Images

Los callos dejan tu piel sintiéndose y viéndose áspera, seca y descolorida. Estos parches gruesos se desarrollan en los talones por muchas razones, incluyendo el caminar con los pies descalzos o por los zapatos que rozan tu piel. Los callos sirven para proteger la piel, como los callos en los dedos de un guitarrista, pero también pueden causar molestias. Independientemente de la causa, los talones callosos no son algo que quieras mostrar en un par de hermosas sandalias. Puedes deshacerte de ellos con un régimen de cuidado de la piel persistente que trate los callos al tiempo que suavicen la piel.

Un baño de pies alivia y suaviza las callosidades.
Pinnacle Pictures/Photodisc/Getty Images

Llena una bañera para lavar tus pies con 1 galón (4,5 l) de agua tibia y agrega 1 cucharadita de sales de baño del mar. Remoja tus pies en el baño durante al menos cinco minutos para ablandar los callos.

La piedra pómez es una piedra natural que desgasta los callos.
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Saca los pies de la bañera y sécalos ligeramente con una toalla limpia. Frota una piedra pómez humedecida hacia atrás y hacia adelante sobre los callos de los talones hasta que desgastes la piel gruesa. Usa la piedra pómez durante tres o cuatro minutos en cada sesión. Enjuaga la piedra pómez para eliminar las células muertas de la piel y deja que se seque al aire.

Humedece la piel con agua tibia. Coloca una cantidad del tamaño de una moneda de diez centavos de masaje exfoliante para los pies en tus manos. Frota los talones y el resto de los pies con el exfoliante para eliminar las células muertas de la piel. Lávate los pies con agua tibia y sécalos ligeramente.

Aplica una capa gruesa de vaselina en los talones mientras la piel esté todavía húmeda. Ponte calcetines de algodón para mantener la vaselina en los pies. Si es posible, usa calcetines durante la noche.

Quítate los calcetines de algodón. Frota la crema hidratante para pies en los talones y en el resto de tus pies por la mañana.

Consejo

Repite estos pasos todos los días hasta que hayan desaparecido los callos en los talones. Usa zapatos que te queden bien para evitar tener callos por los zapatos que rozan tus talones. Consulta a un podólogo para tratar los callos que te están causando dolor. No intentes cortarte los callos por tú mismo.