Cómo deshacerse de un calambre en el cuello

Escrito por Corey M. Mackenzie
Los calambres en el cuello son comunes y pueden ser muy dolorosos.
Pixland/Pixland/Getty Images

Los calambres en el cuello son comunes y pueden ser muy dolorosos. Puede ser difícil determinar la causa de un calambre, pero es a menudo el resultado de una mala postura al sentarse frente a la computadora o dormir con el cuello mal apoyado. Deshacerse de un calambre en el cuello puede tomar algún tiempo —a veces hasta varios días o semanas si el cuello ha sufrido un esfuerzo— pero cuanto antes lo trates, más pronto comenzará a aliviarse el dolor.

Toma medicamentos de venta libre, como aspirina o ibuprofeno para el dolor. Estos medicamentos antiinflamatorios sin esteroides pueden ayudar, sobre todo si la inflamación es parcialmente responsable de los calambres.

Coloca una compresa fría en la zona durante veinte minutos. Si el frío ayuda, utilízalo hasta cuatro veces al día durante dos días si el dolor persiste.

Si el frío no te hace efecto o parece empeorar el dolor, coloca una compresa caliente sobre la zona afectada del cuello durante veinte minutos. Puedes usar las compresas para microondas, una botella de agua caliente o una almohadilla térmica.

Toma una ducha dirigiendo el agua caliente sobre la zona del cuello. En la ducha, mueve suavemente el cuello, naturalmente, de lado a lado para estirar los músculos.

Acuéstate o siéntate en una silla, en una posición cómoda, con el cuello en un cojín de masaje o en una almohada. Estos cojines están disponibles en muchas farmacias y en otras tiendas que venden artículos para el hogar.

Consejo

Si sientes demasiado frío o mucho calor, coloca una toalla entre la compresa fría o caliente y el cuello.

Si no tienes una compresa fría, coloca cubitos de hielo en una bolsa de plástico y envuélvela con una toalla para ponerla contra tu cuello.

Conseguir a alguien para que te haga un masaje en el cuello también puede ayudar a aliviar un calambre.

Advertencias

El dolor de cuello puede ser un signo de algo más serio, como la meningitis. Si el dolor persiste o se acompaña de dolor irradiado, entumecimiento, dolor de cabeza, fiebre o sensibilidad a la luz, ponte en contacto con un médico para descartar una enfermedad grave.