Cómo curar una resaca y el dolor de estómago

Escrito por Bertram B. Joyner

Los síntomas de una resaca son sumamente desagradables. Dolor de estómago, cansancio, náuseas y dolor de cabeza son malestares comunes y se puede perder todo un día cuando te sientes tan mal. La deshidratación y la pérdida de minerales y vitaminas esenciales son la causa de gran parte del dolor. Al reponer los líquidos, los minerales y las vitaminas perdidos, generalmente volverás a sentirte bien.

Bebe 32 onzas de agua antes de irte a dormir y después de beber alcohol. Esto evitará o reducirá al mínimo la resaca del día siguiente. Si ya la tienes, bebe por lo menos de ocho a diez vasos de agua durante el día. Reponer los fluidos del cuerpo es esencial para recuperarse de una resaca.

Bebe bebidas deportivas como Gatorade para reemplazar los electrolitos perdidos al ingerir alcohol. Los electrolitos son minerales compuestos por magnesio, potasio y calcio, que también se encuentran en la fruta y las verduras.

Come mucho jengibre, o ya que es más conveniente, ingiérelo en forma de cápsulas. Esto sosegará tu estómago, calmará tus dolores estomacales y te aliviará la sensación nauseosa. El jengibre tiene poderosas propiedades antinauseosas así que tómalo lo antes posible antes de que se instalen las náuseas.

Come alimentos sanos a lo largo del día para equilibrar tus niveles de azúcar en sangre. El alcohol desequilibra esos niveles, y cuando éstos caen, generalmente sientes náuseas.

Toma un suplemento de vitamina B para reponer lo que perdiste al beber alcohol. La vitamina B reparará el sistema nervioso y reducirá el estrés. También te ayudará con la digestión y el equilibrio de los niveles de azúcar en sangre.

Advertencias

Si experimentas resacas frecuentes, deberás evaluar tus hábitos de ebriedad y tal vez considerar dejar de consumir alcohol o consumir menos.