Cómo curar un pulgar en gatillo

Escrito por China Zmuida
Dependiendo de la severidad de tu problema, la técnica de rehabilitación de tu pulgar en gatillo puede variar.
Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images

Los pulgares en gatillo se forman cuando los tendones del dedo, que se sostienen a los huesos mediante ligamentos conocidos como poleas, crean nódulos que se endurecen en tu pulgar. Tus ligamentos también se pueden endurecer y como resultado, tu pulgar se flexionará y se trabará; de repente se estirará como si estuvieras apretando el gatillo de una pistola. Dependiendo de la severidad de este desorden, variará la forma para curar tu pulgar.

Obtén una inyección de cortisona de tu médico ortopedista. La inyección debe aplicarse sobre la capa de tendones de tu pulgar, que constituye una cubierta protectora para de los tendones, para aliviar la inflamación asociada con tu pulgar en gatillo, así como para ayudar a reducir los nódulos endurecidos.

Prepara tu pulgar para entablillar después de recibir la inyección de cortisona, lo cual ayudará a limitar el movimiento. De acuerdo con la Clínica Mayo, podrías necesitar la tablilla por seis semanas.

Deja la cirugía como último recurso para curar tu pulgar. Esta operación se realiza de forma ambulatoria. Conserva el vendaje después de la cirugía por el tiempo que recomiende el cirujano; esto evitará la hinchazón y reducirá el sangrado del área intervenida.

Sométete a una rehabilitación después de sanar de la cirugía. De acuerdo con eOrthopod, la rehabilitación no se necesitará a menos que tu pulgar se haya quedado trabado antes del procedimiento quirúrgico.

Coloca un aparato ortopédico en tu pulgar, si no se estira inmediatamente después de la cirugía.

Recibe tratamientos de un fisioterapeuta para ayudarte a estirar el pulgar. Aprende los ejercicios para mejorar el rango de movimientos de tu pulgar, así como para fortalecer los ligamentos y las articulaciones. De acuerdo con eOrthopod, los ejercicios deben hacerse por seis semanas después de someterte a la cirugía.

Consejo

Descansa tu dedo tanto como puedas. Sumerge tu pulgar en agua caliente para reducir la inflamación. Masajea tu pulgar para calmar los síntomas de dolor.

Advertencias

Evita utilizar tu pulgar en exceso. Evita usar movimientos repetitivos con tu pulgar. No utilices los pulgares para agarrar las aberturas de los frascos o botellas.