Cómo curar los pies ardientes

Escrito por Michaele Curtis

Los pies ardientes es una condición donde experimentas una sensación de quemadura en tus extremidades inferiores, incluyendo a los tobillos, dedos del pie y pies. Los síntomas pueden variar de leves a severos. Las causas son diversas. Los pies que queman pueden ser el resultado de una simple infección, como el pie de atleta, pero también puede ser un síntoma de una diabetes incipiente o daño nervioso. Para curarlos, debes derribar las causas de la condición.

Visita a tu proveedor de cuidado de la salud. Los síntomas de los pies ardientes pueden ser un signo de una seria condición de salud, como neuropatía periférica, la cual es un daño en los nervios de los pies. Tu proveedor de salud te examinará para condiciones de salud subyacentes, incluida la diabetes y el daño nervioso. Sigue el consejo de tu médico de acuerdo a los problemas que él vea. Solamente procede si tu médico te da un proyecto de ley de sanidad.

Echa un vistazo a los zapatos y medias que has estado usando. ¿Son adecuadamente ventilados? Los zapatos sintéticos a veces no están ventilados tan bien como los hechos de puro cuero. Las medias de telas sintéticas no permiten que la piel respire bien. Cámbiate a materiales que sí lo hagan, como el algodón.

Ten en cuenta que puedes ser alérgico a un material en tus medias. ¿Tienes en general reacciones adversas a ese material? Haz que el médico te realice una prueba de alergia para ver si este es tu problema.

Evita usar zapatos y medias húmedos. Esto puede incitar al pie de atleta, el cual causaría ardor y otros síntomas. Si crees que posees pie de atleta, trata el tema a fondo y ve al médico si no desaparece después de algunos días. Si tus pies transpiran mucho, usa un polvo pédico para mantenerlos secos. Deberías, además, cambiar tus zapatos y medias luego de una actividad dura para evitar el cultivo de hongos que da origen al pie de atleta.

Aumenta la circulación en tus pies para alivio en algunos casos. Si pasas mucho tiempo de pie, puedes necesitar un poco de empuje en tu circulación. Trata de tomarte recreos con frecuencia y eleva los pies cuando puedas. También puedes probar con remojos cortos de pies en agua fría al finalizar el día, porque sirven para estimular la circulación pédica.

Advertencias

Si los síntomas de pies ardientes empiezan de repente o acompañan una herida abierta, busca inmediata ayuda médica. Si aún posees síntomas, visita a tu médico para testeos más profundos.