Cómo curar la congestión del pecho

Escrito por Valencia Higuera

Una acumulación de líquido o moco en el pecho produce congestión, y éste es un síntoma común del resfriado, gripe y otros problemas de las vías respiratorias. La congestión del pecho puede producir tos y sibilancias que pueden llegar a ser graves. Pero afortunadamente, hay técnicas para diluir el moco y aliviar la congestión.

Elige un medicamento de venta libre. Busca medicamentos para el resfriado que contengan el ingrediente guaifenesina, que es un expectorante; diluyen el moco y provocan la eliminación de la mucosidad del pecho.

Bebe líquidos. Toma al menos ocho vasos de agua al día para mantener el cuerpo hidratado y disminuir el moco. Además, los cítricos del jugo de naranja actúan como un expectorante natural y ayudan a expulsar el moco a través de la tos.

Toma suplementos de vitamina C. Esta vitamina mejora el sistema inmunológico, lo cual ayuda a combatir infecciones.

Usa calor. El calor, tanto de un humidificador como del vapor de la ducha, adelgaza la mucosidad y cura la congestión en el pecho. Coloca un humidificador de calor en tu habitación, o siéntate en el baño con la ducha abierta.

Obtén una receta para un inhalador. Si la congestión del pecho no mejora con remedios caseros, pide a tu médico que te recete un inhalador para abrir tus bronquios.

Pregunta si es necesario un antibiótico. A menudo, la congestión en el pecho es el resultado de una infección del tracto respiratorio superior. En estos casos, necesitarás un antibiótico para eliminar la infección y la congestión.