Cómo cerrar los poros en las piernas, los brazos y el rostro

Escrito por Megan Richardson
Cuando una persona tiene problemas dérmicos, los poros se agrandan.
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

En su mayoría, los poros son completamente imperceptibles. Sin embargo, cuando una persona tiene problemas dérmicos, los poros se agrandan. Los poros abiertos en las piernas, los brazos y el rostro suelen ser el resultado de obstrucciones de grasa o infección. Para reducir al mínimo los poros, debes cerrarlos con la ayuda de algunos métodos para el cuidado de la piel.

Llena una olla con agua y hiérvela.

Apaga la estufa y espera algunos minutos para que el agua se enfríe.

Coloca una toalla sobre la parte posterior de tu cabeza e inclina tu rostro hacia el vapor. Deja que tu rostro absorba el vapor durante 15 minutos; esto te ayudará a limpiar los poros para que se puedan cerrar.

Utiliza un exfoliante sobre el rostro, las piernas y los brazos mientras te bañas.

Sumerge una bolita de algodón en una solución astringente y frótala sobre las piernas, los brazos y el rostro después de la exfoliación.

Aplica una mascarilla de arcilla sobre las áreas problemáticas una vez por semana. Estas mascarillas absorberán el exceso de grasa que puede obstruir los poros.

Advertencias

El vapor puede quemar el rostro. Antes de inclinar la cara hacia el agua caliente, deja que el agua se enfríe un poco.