Cómo blanquear con leche y limón

Escrito por Elle Cordero
Utiliza la leche y el limón para deshacerte de las cicatrices de acné.
Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images

Si odias las áreas oscuras en tu piel y deseas un cutis parejo, la leche y el limón presentan una buena solución. La leche y el limón pueden aclarar el tono de tu piel, ya que ambos ingredientes tienen propiedades ácidas que rompen las capas de piel muerta liberando una capa suave y limpia. No salgas al sol después del blanqueamiento, ya que los ácidos hacen sensible tu piel a la luz del sol.

Coloca el jugo de un limón en una taza con leche. Mézclalo bien y remoja la toalla facial dentro. Esparce la mezcla por todo tu rostro y déjala por no más de 20 minutos. El ácido cítrico el jugo de limón y el ácido láctico de la leche funcionarán para eliminar las células muertas de la piel. La leche también ayuda a contrarrestar las propiedades de sequedad del limón ya que tiene propiedades humectantes.

Retira con agua la solución de leche y limón de tu cara. Continua con tu régimen facial y asegúrate de humectar tu piel completamente.

Aplica protector solar antes de salir ya que tu piel se vuelve muy fotosensible debido al proceso de blanqueamiento. El mejor momento para blanquear tu piel es por las tardes, antes de ir a dormir ya que no expondrás tu piel a la luz directa del sol después de blanquearla. Debes limitar el número de veces que blanqueas la piel a tan solo unas cuantas veces por semana ya que el blanquearla demasiado daña tu piel.