Cómo atenuar el enrojecimiento luego de extraer los puntos negros

Escrito por Mary Ylisela
Trata el enrojecmiento producido por haberte apretado los puntos negros con elementos que tienes en casa.
face to face image by Melanie von Snarly from Fotolia.com

Los puntos negros, también conocidos como comedones, son pequeños tapones que obstruyen las glándulas sebáceas. Si has decidido extraer un punto negro, prepárate para atenuar el enrojecimiento de la piel que sobrevendrá como resultado de haberlo apretado. Si bien hay varios productos comerciales que puedes conseguir para el tratamiento de los puntos negros y los granitos, atenuar el enrojecimiento es algo que puedes hacer con algunos elementos básicos que seguro tienes en tu casa.

Lava tu cara dos veces al día para quitar la suciedad y los gérmenes que agravan los problemas de la piel.
towels and soap image by Inger Anne Hulbækdal from Fotolia.com

Lava tu cara con un jabón o limpiador neutro y seca con un paño limpio. Frota suavemente la zona de donde fue extraído el punto negro para limpiar toda la suciedad o los gérmenes que pudieras haber depositado con tus dedos. Seca tu piel dando golpecitos con una toalla.

Envuelve un cubo de hielo con una toalla y presiónalo sobre la zona enrojecida de tu piel. Mantén presionado por 10 minutos para reducir la inflamación y atenuar el enrojecimiento.

Coloca una pequeña cantidad de crema con hidrocortisona sobre un bastoncillo de algodón. Esparce la crema sobre la zona enrojecida. Esto te ayudará a quitar el enrojecimiento a la vez que calmará tu piel.

Utiliza bastoncillos de algodón para aplicar cremas y medicamentos sobre tu cara.
Cotton swab image by lefebvre_jonathan from Fotolia.com

Moja un bastoncillo de algodón con gotas oculares de las que se utilizan para quitar el enrojecimiento. Frota las gotas sobre la piel para quitar todo rastro de enrojecimiento.

Consejo

Un toque de pasta dental ayuda a tratar el enrojecimiento luego de haber apretado los puntos negros. Colócala antes de ir a dormir y déjala secar.

Advertencias

Consulta a un dermatólogo si padeces brotes en la piel repetidamente.