Cómo aplicar limón en la cara para eliminar granos

Escrito por Louise Lawson
¡El jugo de limón es un exterminador natural de granos!
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Imagínate el horror: despertar en la mañana del día en que se abrirá el mejor club de la ciudad, solo para encontrar un grano gigante, de color rojo deslumbrante, en el centro de tu frente. Resiste la tentación de meterte bajo las sábanas, agarra algunos cítricos y ¡pelea! El jugo de limón es muy ácido, por lo que matará las bacterias de tu cara y reducirá al mínimo la inflamación y el enrojecimiento de los molestos granos.

Haz rodar un limón entero sobre la mesada, presionándolo firmemente con las manos mientras lo haces rodar. La fuerza de sus manos romperá las secciones individuales dentro del limón, lo que resultará en más jugo. ¡Entre más jugoso esté el limón, más granos podrás exterminar!

Corta el limón por la mitad con un cuchillo afilado, saca las semillas que alcances a ver con la punta del cuchillo. Exprime el jugo en un tazón pequeño. Puedes tratar de sostener el lado cortado del limón hacia arriba, para evitar que las semillas caigan en el recipiente; pero si te salpica a la cara, coloca el lado cortado hacia abajo y saca con cuidado las semillas con una cuchara limpia. Tira las dos mitades del limón a la basura o, mejor aún, ponlas en el compostador.

Sumerge una bola de algodón en el jugo de limón y frótala sobre esos molestos granos. Déjala actuar durante 15 minutos, después lava tu cara con agua fría. Seca el exceso de agua con una toalla limpia.

Aplica un gel humectante en tu cara, frótalo sobre la piel con los dedos limpios. Este producto contiene menos aceite que otras lociones y restaura la humedad de tu piel, sin fomentar la aparición de nuevos brotes. Necesitarás especialmente el humectante después de hacerte un tratamiento con jugo de limón.

Consejo

Si el jugo de limón irrita tu piel, utiliza una solución compuesta por una parte de jugo por una parte de agua.

Advertencias

No apliques el jugo demasiado cerca de tus ojos. La piel de los ojos es extremadamente delicada y el ácido jugo de limón puede hacerte llorar, y no va a ser de alegría.