Cómo aliviar los senos inflamados debido al destete

Escrito por Sue-Lynn Carty
Los pechos pueden inflamarse dolorosamente durante el destete.

Aunque destetes a tu hijo de la leche materna, a pesar de que lo alimentas del pecho con menos frecuencia, tu cuerpo sigue produciendo tanta leche como lo hacía antes de comenzar el destete. Esta producción de leche en exceso provoca la congestión de las mamas, lo que puede ser extremadamente doloroso. Puedes aliviar los pechos hinchados de destete de varias maneras diferentes que también te proporcionan alivio al dolor y la sensibilidad.

Inicia el destete gradualmente. Cuando inicias el destete, reemplaza una o dos comidas por semana del pecho con el biberón. Esto le permite a tu cuerpo reducir poco a poco la producción de leche y también ayuda a evitar que los senos se congestionen demasiado y sea doloroso.

Continúa aumentando el biberón. Semana tras semana reemplaza una o dos alimentaciones de leche materna con el biberón. Esto hace que tu producción de leche reduzca aún más, lo que resulta en un menor número de casos de congestión dolorosa.

Aplica compresas frías. La frescura de las compresas ayuda a reducir la hinchazón de la congestión en el pecho. Colócalas en el congelador durante 10 minutos para que se enfríen y luego coloca las compresas en los senos durante 10 a 15 minutos inmediatamente después de la alimentación.

Usa un sostén deportivo. Estos sostenes ofrecen más apoyo que los regulares y los de lactancia. Este apoyo adicional ayuda a reducir el dolor y la sensibilidad causada por la congestión.

Bebe 8 onzas (236 ml) de té de salvia dos a tres veces al día. La salvia contiene fitoestrógenos, una forma natural de estrógeno que ayuda a reducir la producción de leche por tu cuerpo.

Consejo

Guarda siempre las compresas frías en la refrigeradora. De esta forma, están listas para usarse cuando sea necesario.

Utiliza siempre protectores de lactancia. Tus pechos seguirán con fugas de leche durante el destete. Después de ponerte un sujetador deportivo, coloca almohadillas de lactancia en los pezones para absorber cualquier fuga de la leche materna.

Advertencias

Nunca ignores una fiebre. Si tus pechos se hinchan junto con fiebre de más de 101 grados Fahrenheit (38 C), esto puede ser un indicio de una infección, y es necesario buscar atención médica.