Cómo aliviar el dolor de la Fascitis plantar

Escrito por eHow Contributor
Alivia el dolor de la fascitis plantar.

La fascitis plantar es una enfermedad de los pies que puede causar dolor extremo y malestar. El espeso tejido conectivo que otorga soporte al arco de los pies se inflama debido a arcos caídos, por correr o caminar demasiado, por obesidad, caminar en superficies duras o por utilizar zapatos mal ajustados.

He sufrido esta enfermedad durante años. Aquí tienes algunos consejos basados en el consejo de los médicos y sobre mi propia experiencia para aliviar el dolor que provoca la fascitis plantar y prevenir futuros brotes.

El descanso es el aspecto más importante para aliviar el dolor.

El descanso es el aspecto más importante para aliviar el dolor. Intenta no utilizar tus pies por algunos días, si fuera posible. Evita las caminatas excesivas o los ejercicios de levantamiento de peso.

Aplícate hielo en los pies varias veces al día, durante 10 minutos por sesión.

Aplícate hielo en los pies varias veces al día, durante 10 minutos por sesión. El mejor momento para hacerlo es a la mañana, apenas te levantas, ya que en ese momento el dolor es máximo, debido a que la fascitis se ha acortado y tensado durante la noche, cuando tus pies estuvieron relajados en posición recta. Aplica hielo también luego de caminar, ejercitarte y antes de ir a la cama.

El modo más confortable y conveniente para la aplicación de hielo es sentándote en una silla o sillón.

El modo más confortable y conveniente para la aplicación de hielo es sentándote en una silla o sillón, con tus pies sobre el piso, de modo que tus rodillas se encuentren en un ángulo de 90 grados. Ubica un paquete suave de hielo debajo de la zona del talón y haz descansar el pie sobre él. También puedes colocar una botella de agua en el congelador para, una vez que alcance el estado congelado sólido, deslizar la botella por debajo de la planta de tu pie y así aplicar el hielo.

Los estiramentos también te ayudarán a aplacar el dolor.

Los estiramentos también te ayudarán a aplacar el dolor. Siéntate en el suelo con tus piernas estiradas frente a ti. Flexiona los pies, y envuelve una toalla, correa de cinturón, o un pedazo de cuerda alrededor de la punta de los pies , moviendo el pie de atrás hacia adentro. Sentirás el estiramiento en el pie, en los isquiotibiales y pantorrillas.

Puedes estirar tus isquiotibiales y la zona del talón colocándote de cara a la pared.

Puedes estirar tus isquiotibiales y la zona del talón colocándote de cara a la pared e inclinándote hacia ella para sentir un ligero estiramiento del talón y la parte posterior de tus piernas.

Utiliza una bola de tenis para masajear tu talón y la planta del pie.

Utiliza una bola de tenis para masajear tu talón y la planta del pie. Siéntate en una silla o sillón con tus pies sobre el suelo y tus rodillas flexionadas en un ángulo de 90 grados. Ubica una bola de tenis debajo de tu pie y hazla rodar gentilmente en todas las direcciones, para así lograr un masaje del tejido.

Los podólogos suelen llamar a la fascitis plantar

Utiliza calzado que brinde protección y evitar usar ojotas. Los podólogos suelen llamar a la fascitis plantar "enfermedad de las ojotas".

La fascitis plantar puede derivar en espolones óseos.

A veces, la fascitis plantar puede derivar en espolones óseos (también llamados espolón del talón). Como la fascitis plantar tira del hueso del talón, el cuerpo reacciona llenando ese espacio con el crecimiento de hueso. El resultado es un espolón óseo con aspecto de espina. Cabe aclarar que el espolón es el resultado de la inflamación y no la causa de tu dolor. La clave para el alivio del dolor debe ser dirigida hacia la zona inflamada.

Compra algunas inserciones de espolón para el talón de Dr. Scholl y utilízalos en todos tus zapatos.

Prueba este truco. Compra algunas inserciones de espolón para el talón de Dr. Scholl y utilízalos en todos tus zapatos. (Cada par cuesta alrededor de US$ 7) Toma unas tijeras y corta un agujero en el área de la almohadilla que se ubique donde el dolor sea el peor. Crearás así una "rosca" en forma de agujero en la almohadilla del talón. Este agujero evitará toda presión en el punto más sensible, o sobre los espolones óseos, si tuvieras uno.

Si el dolor persistiera por un largo período de tiempo, o se volviera más severo, visita a tu médico.

Si el dolor persistiera por un largo período de tiempo, o se volviera más severo, visita a tu médico. Podrá recetarte un medicamento anti-inflamatorio, como la cortisona o la prednisona. Las inyecciones de cortisona pueden aplicarse para el alivio inmediato de la fascitis plantar. Tu médico quizás te recete también una tablilla que utilizarás por las noches para mantener el pie en posición flexionada.

Consejo

El descanso, la colocación de hielo y los estiramientos suelen aliviar los dolores de la fascitis plantar. Quizás sufras de brotes por el resto de tu vida. Comprende cómo prevenir el dolor ententiendo cómo comienza, y tomando las precauciones necesarias para evitar su empeoramiento (limitar el ejercicio, etc.)

Advertencias

Si el dolor fuera grave, visita a tu médico de inmediato.