El comino versus la semilla de comino

El comino, el cual proviene de una planta indígena del Mediterráneo, proporciona una influencia almizclada al curry y profundiza el sabor del chile. Sus semillas son algunas veces utilizadas completamente, pero más comúnmente se muelen para obtener polvo. El comino entero ofrece intensas explosiones de sabor cuando las semillas individuales son mordidas. El comino molido se integra plenamente con otros ingredientes y condimentos. En forma de polvo, se presenta en gránulos más pequeños y numerosos que pueden desvanecerse en el fondo de un platillo más fácilmente que las semillas más grandes.

Lee la receta

Las recetas bien escritas requieren de comino molido o semillas de comino entero. Si una receta no lo especifica, es preferible utilizar la versión de molida. Cuando dudes, considera el papel que juega el comino en la receta. Si es un pilaf o un curry que exhibe las especias enteras o tostadas, utiliza semillas enteras. Si el comino se agrega a una sopa o guiso junto con otras especias, usa el polvo, donde se mezclan más fácilmente.

Tostado para agregar sabor

Las recetas como el curry, las cuales exhiben especias, a menudo comienzan con el paso de tostar las especias enteras a fuego lento en una sartén para revelar sus sabores. Este proceso requiere el uso de especias completas que molidas, las cuales tienden a pegarse a la sartén y quemarse. Las instrucciones pueden también pedir que se muelan tostadas en una amoladora de especias o molinillo de café, para realzar sabores y hacer que el condimento sea más fácil de integrar.

Tiempos de almacenamiento

Las semillas de comino entero tienen una vida útil de por lo menos un año si las almacenas en un tarro hermético o contenedor. El comino molido pierde su aroma y sabor fuerte después de algunos meses, incluso si lo almacenas bien. Moler tus propios cominos de las semillas enteras te permiten almacenar la especie entera en tu despensa y tenerla a la mano cuando la necesites, mientras sigues disfrutando el sabor y la textura de la versión molida.

Muélelo tu mismo

Muele tu propio comino utilizando un mortero, o un molinillo de especias o café. Tu molinillo de café regular funcionará cuando estés en un apuro, pero asegúrate de limpiarlo bien después para que el comino tenga el sabor del café. Considera invertir en un molinillo separado, dedicado para las especias si planeas moler cominos y otras especias con regularidad.

Más galerías de fotos



Escrito por devra gartenstein | Traducido por valeria garcia