Comidas rápidas y fáciles para niños quisquillosos

Rápida y fácil son las últimas palabras que vienen a la mente cuando estás alimentando a niños quisquillosos. La comida chatarra a menudo servirá, pero los niños necesitan una dieta equilibrada para el desarrollo físico y mental. ChildrensHeartCenter.org señala que los niños no suelen elegir comer saludablemente y depende de ti proporcionarles las opciones correctas e inculcar hábitos alimentarios saludables. Comidas sencillas con recetas flexibles hacen más fácil evitar lo que no quiere tu quisquilloso hijo sin descarrilar tu horario.

Tarta de burrito


Ingredientes para burritos.

Una tarta de burrito, que tiene ingredientes para burritos en capas horneados como en una cacerola, puede adaptarse a los gustos de casi cualquier joven exigente. Las tortillas integrales, carnes magras y tantas verduras como puedas incluir balancearán la nutrición de la comida. En capas de tortillas de grano entero, pon un relleno para burrito que tu hijo disfrute. Haz tantas capas como quepan en tu plato de cazuela o de tarta. Las sobras de la tarta burrito son perfectas para envasarlas en una caja de almuerzo frío o recalentarlas para las cenas de los días siguientes. Haz grandes lotes para reducir el tiempo de preparación de la comida para los próximos días.

Emparedados con forma


Emparedados de moldes de galletas.

Grandes moldes de galleta permiten recortar emparedados en formas divertidas y hacerlos más atractivos a los niños pequeños. Arma emparedados con los ingredientes saludables favoritos de tu exigente hijo (el atún es una buena opción) y luego corta una divertida forma como una manzana o una estrella. Si ofreces dos o tres bocadillos con formas e ingredientes diferentes puedes hacer que la comida sea más exitosa. Alternativamente, corta rebanadas de pan en divertidas formas y ofrece varios rellenos de bocadillo para que tu quisquilloso hijo construya su propio emparedado.

Pizza de pita


Pizza de pan pita.

El pan pita integral funciona bien como una corteza de pizza saludable y es perfecto para cuando estás en un apuro. Puedes mantener envases de ingredientes de pizza en el refrigerador para que hacer una tarta rápida sea fácil incluso con los más quisquillosos de los comensales. Todo lo que requiere el pan pita para convertirse en pizza es una fina capa de salsa, una pizca de queso bajo en grasa y algunas verduras o carnes magras. Haz la comida aún más divertida permitiendo que tu chiquito agregue los ingredientes a la pizza él mismo. La pizza de pita está lista cuando el pan pita se dora ligeramente y los condimentos se calientan.

Caserola de pasta


Cacerola de pasta.

Si tu hijo adora al menos un tipo de pasta, puedes hacer un estilo de cacerola horneada grande que durará por varios días de comidas. Utiliza pasta de grano entero, ingredientes bajos en grasa y un montón de verduras para mantener la comida saludable. Si tu pequeño melindroso decide que el tipo de cazuela de pasta que hiciste no es atractivo el día después de que la hiciste, congélala para otro día. Una rebanada de pan de ajo o una ensalada con la cazuela puede hacer la comida más satisfactoria.

Más galerías de fotos



Escrito por serena styles | Traducido por paulina illanes amenábar