Comidas para evitar el esófago de Barrett

El esófago de Barrett es una anormalidad en el color y la calidad de las células en el esófago. Eres más propenso a desarrollar la condición, si sufres de enfermedad de reflujo gastroesofágico crónico, o ERGE. El ERGE provoca sensaciones de ardor de estómago y la indigestión ácida. El ácido que fluye hacia el esófago puede dañar el revestimiento, lo que se conoce como esófago de Barrett. Los alimentos que evitas para prevenir la acidez estomacal son los mismos que debes eliminar de tu dieta para el esófago de Barrett.

Comidas ácidas y picantes

Los alimentos ácidos y picantes son irritantes, tanto para la garganta y el estómago. Puedes haber notado que beber jugo de naranja genera dolor cuando estás enfermo con un dolor de garganta. Evita estos irritantes para aliviar algunos de los síntomas del esófago de Barrett. Los alimentos ácidos y picantes son las frutas cítricas, los productos a base de tomate y alimentos preparados con especias picantes como la pimienta, chile (chili), jalapeño o curry. El ajo y la cebolla, si bien no son ácidos, también pueden irritar la garganta y causar reflujo.

Comidas grasosas

Evita los alimentos grasos cuando presentas signos de esófago de Barrett. Los alimentos fritos, alimentos horneados que contienen gran cantidad de mantequilla y otros alimentos que tienen un alto contenido de grasa pueden aumentar los síntomas de dos maneras. La grasa puede debilitar el esfínter esofágico inferior o EEI, el músculo que normalmente se cierra firmemente para separar el esófago del estómago. Cuando el músculo EEI se debilita, se abre y permite que los ácidos viajen hasta la garganta. También la grasa se digiere más lentamente que otros tipos de alimentos, permitiendo que se siente en tu tracto digestivo durante períodos más largos de tiempo pudiendo aumentar tus probabilidades de reflujo.

Cafeína y alcohol

La cafeína y el alcohol pueden relajar el EEI, lo que lleva a un aumento del reflujo ácido. Reduce el consumo de bebidas que contengan cualquiera de estas sustancias. Johns Hopkins Patology recuerda a los pacientes mirar el tamaño de su café de la mañana, su taza normal puede ser en realidad de gran tamaño y podría darte dos o tres veces la cantidad de cafeína que tu cuerpo puede manejar. La menta (peppermint), un ingrediente que a menudo se encuentra en los dulces y tés, también debe evitarse, según el National Institutes of Health.

Control de la porción

El control de la porción juega un papel en el tratamiento del esófago de Barrett, además de los alimentos específicos que debes evitar. Comer una comida grande pone más presión sobre el estómago, haciendo que más ácidos puedan fluir de nuevo hacia el esófago, lo que irrita la garganta aún más. El exceso de peso puede hacer lo mismo. Come seis comidas pequeñas durante todo el día en lugar de tres comidas grandes, pero termina de comer dos o tres horas antes de irte a la cama. Mantén un peso saludable para evitar que se agrave el problema.

Más galerías de fotos



Escrito por erica roth | Traducido por juan ignacio ceviño