¿Qué comidas deberían comer los diabéticos diariamente?

Con la diabetes, un horario regular y consistente para comer es la clave para un buen control del azúcar en la sangre. Tres comidas diarias y espaciadas a lo largo del día son esenciales. Algunas personas con diabetes deben añadir refrigerios adicionales entre las comidas. Al comer en intervalos regulares, te sentirás lleno de energía durante todo el día, y al elegir tamaños adecuados de porciones en cada comida y refrigerio, podrás mantener los niveles de glucosa en la sangre bajo control.

Desayuno


Avena con manzanas.

Al igual que tu mamá probablemente te lo dijo muchas veces, el desayuno es una de las comidas más importantes que puedes comer todos los días, preferiblemente dentro de una a dos horas después de que te despiertes. Desayunar diariamente es importante para mejorar el control del azúcar en sangre, según la Asociación Americana de la Diabetes. Saltarse esta comida puede ser peligroso, ya que puede causar niveles bajos de azúcar en la sangre, o hipoglucemia, más tarde en la mañana. Por otro lado, el no desayunar puede resultar en niveles altos de azúcar en la sangre, ya que el hígado comienza a liberar su reserva de glucosa en el torrente sanguíneo, lo que puede pasar si las comidas son evitadas o están demasiado separadas. Opciones de desayuno saludables y deliciosos incluyen cereal alto en fibra con yogur semidescremado y bayas, avena preparada con leche y manzana en trocitos o una tortilla de clara de huevo con verduras y pan integral tostado. Prueba de 45 a 60 gramos de carbohidratos, según lo recomendado por la Asociación Americana de Diabetes.

Almuerzo


Sándwich de pavo con frutas.

El almuerzo debe ocurrir de cuatro a seis horas después del desayuno para mantener tus niveles de azúcar en la sangre dentro de la meta y tu diabetes bajo control. Prueba de 45 a 60 gramos de carbohidratos, de acuerdo con la Asociación Americana de la Diabetes. Un almuerzo saludable podría ser un sándwich hecho con pan de cereal integral, acompañado de zanahorias pequeñas y un vaso de leche o una ensalada grande con una abundante cantidad de verduras y 1 onza de queso bajo en grasa, junto con frutas y yogur semidescremado. Las sobras de la saludable cena de la noche anterior son también una gran opción para el almuerzo.

Cena


Salteado de verduras.

Programa la cena para cuatro a seis horas después de la comida para manejar mejor tu diabetes. La Asociación Americana de la Diabetes también recomienda de 45 a 60 gramos de carbohidratos para la cena. El plato saludable recomendado para las personas con diabetes es dividido en tres partes: la mitad del plato lleno de verduras sin almidón, un cuarto con vegetales ricos en almidón o cereal integral y la cuarta parte restante con una proteína magra como pescado o pollo. Por ejemplo, una cena saludable para los diabéticos podría ser una papa mediana al horno servida con pescado y una gran porción de verduras cocidas, o un salteado con una abundante cantidad de verduras, una pequeña cantidad de arroz integral y una porción de 3 onzas de pechuga de pollo.

Refrigerios


Yogurt con frutas.

Los refrigerios son necesarios para algunos diabéticos, dependiendo de su plan de tratamiento. Incluye refrigerios si sientes hambre entre comidas, si las comidas están demasiado separadas o una comida se retrasa. Un refrigerio saludable que mantendrá tu diabetes bajo control debería incluir una combinación de proteínas magras y carbohidratos ricos en fibra, como un trozo de fruta con una cucharada de mantequilla de maní, pan de pita integral con hummus, galletas integrales con 1 onza de queso bajo en grasa, yogur con bayas o queso cottage con fruta.

Más galerías de fotos



Escrito por aglaee jacob | Traducido por erick montesdeoca