Comidas blandas para niños con brackets

Los brackets, que ayudan a realinear los dientes o la zona maxilar, consiste en bandas, alambres y soportes que sostienen los dientes de un niño en su lugar. Después de que tu niño reciba los brackets nuevos, podría dolerle la boca. Es aconsejable comer alimentos blandos durante las primeras 24 a 48 horas, y cada vez que se realizan los ajustes, según el Center for Young Women’s Health (Centro para la Salud de las Mujeres Jóvenes). Encontrar alimentos blandos que sean aceptables para tu hijo puede ser una tarea desalentadora, por eso, discute las opciones de alimentación disponibles para tu hijo con el ortodoncista.

Desayuno

Tomar el desayuno no es un problema para un niño con brackets porque existen muchas opciones que no sacrifican el sabor. El sitio web Arch Wired sugiere huevos cocidos, tostadas a la francesa, panqueques, waffles, avena, cereales calientes, sémola, pan tostado suave y cereales que quedarán empapados cuando tu hijo agregue leche.

Comida

Durante el año escolar, podría ser difícil encontrar los alimentos que tu niño puede empacar para almorzar o comer en la cafetería. Los sándwiches de pollo, huevo o atún pueden ayudar a proporcionar nutrición y son lo suficientemente suaves como para no molestar sus brackets. Empaqueta rebanadas de carne de almuerzo, como jamón, pavo y bolonia o mortadela, son alternativas a las ensaladas de carne, éstos se pueden comer solos o en sándwiches. Otras opciones incluyen la compota de manzana y el yogur o la leche, que vienen en una variedad de sabores.

Cena

La carne blanda o las cocidas lentamente, son opciones que requieren masticar menos mientras que todavía ofrecen la proteína. Cortar la carne en porciones pequeñas de tamaño de un bocado ayuda a disminuir el tiempo de masticación, especialmente cuando tu niño está sufriendo. Algunas opciones de carne suave incluyen carne, albóndigas, carne asada, pollo asado, pescado cocido suave, palitos de pescado y nuggets de pollo. Las verduras que se cocinan a una consistencia blanda o en puré, como papas, zanahorias, calabaza y verduras, agregan un grupo de alimentos adicionales a la comida. Para los hidratos de carbono, prepara una pasta, arroz, risotto o cuscús.

Postre

Tu niño no debe sentirse excluido para disfrutar del postre. Las opciones blandas están disponibles como helado, torta, smoothies, batidos, tarta de queso, pasteles de crema, pudín y Jell-o. Cada una de estas delicias suaves viene en una variedad de sabores y opciones para disfrutar de ellas.

Aperitivos

Los aperitivos son una forma de frenar el hambre entre las comidas. Algunos aperitivos que son lo suficientemente suaves para los niños con aparatos incluyen yogur suave, requesón, compota de manzana, puré de plátanos, manzanas al horno y frutos maduros con una consistencia suave. Las galletas saladas son una opción cuando tu hijo siente ansias de chips o de algo salado. Se pueden romper en pedazos más pequeños y ablandarlas con la saliva en la boca.

Más galerías de fotos



Escrito por carolyn russell-delucas | Traducido por maria gloria garcia menendez