¿Qué es la comida Ready-to-Eat?

Ready-to-eat (Listo para comer, por su nombre en inglés) son alimentos que no necisitan cocción porque ya han sido cocinados. Puedes almacenarlos en tu estante de la despensa, en la nevera o en el congelador hasta que estés listo para usarlos. Aunque la comida Ready-to-eat es conveniente, algunas requieren un tratamiento especial para garantizar la seguridad alimenticia.

Tipos de alimentos Ready-to-Eat

Gran parte de lo que la gente tiene en su cocina califica como un alimento ready-to-eat. La carne deli, ensaladas, sándwiches, queso, cereales secos, nueces, frutas y verduras son algunos de los muchos productos alimenticios que no se necesitan cocinar antes de usarse. Son particularmente convenientes cuando necesitas un tentempié rápido y no deseas pasar tiempo en la cocina.

Seguridad alimenticia

Para prevenir las enfermedades transmitidas por los alimentos, la U.S. Food and Drug Administration recomienda que tomar varias medidas de seguridad. Mantén tu sistema refrigerador por debajo de los 40ªF y el congelador a 0ºF. A estas temperaturas, se pueden almacenar de forma segura las ensaladas y los paquetes de carne abiertos en el refrigerador durante tres a cinco días y los paquetes sin abrir hasta 2 semanas, de acuerdo con foodsafety.gov. Se puede congelar paquetes cerrados o abiertos de carne durante uno o dos meses. El tiempo de almacenamiento de los productos lácteos refrigerados varían. La vida útil de los panes almacenados a temperatura ambiente de 70ªC es de tres a cinco días, la de los pasteles de varias capas de tres a siete días, los crotones hasta seis meses y las galletas de panadería hasta dos meses, de acuerdo con What's Cooking America. Comprueba la fecha de caducidad en todos los artículos. Mantén el refrigerador limpio y seco, y lávate las manos con agua tibia y jabón antes de comer. Controla periódicamente los artículos de la despensa para evitar las polillas y el moho.

Más galerías de fotos



Escrito por carolyn robbins | Traducido por luis eduardo barbosa