Comida post-entrenamiento para bajar de peso

Lo que comes a lo largo de todo un día, semanas o incluso meses es el factor más importante en cualquier dieta para bajar de peso, pero las comidas individuales juegan un papel, también. Después de hacer ejercicio, tu cuerpo es extra receptivo a los nutrientes que consumes. Es importante encontrar un equilibrio entre comer lo suficiente para ayudar a la recuperación, pero no comer tanto que rebases tus objetivos de calorías diarias.

Beneficios de una comida post-entrenamiento

Podrías estar pensando que saltarse una comida después de un entrenamiento te ayudará a quemar más calorías y provocar una mayor pérdida de peso, pero no es la mejor idea. Una buena comida post-entrenamiento ayuda a prevenir la degradación muscular, repone tus reservas de glucógeno (los hidratos de carbono en las células musculares) y ayuda a recuperarse más rápido, de acuerdo el especialista de condicionamiento Marc Perry. Al recuperarte más rápido, estarás mejor preparado para tu próxima sesión de ejercicios, lo que significa que puedes entrenar más duro y quemar más calorías. Recuperarte lo suficientemente bien incluso puede darte la oportunidad de hacer una o dos sesiones más ejercicio cada semana.

La mejor hora para comer

Después de hacer ejercicio es en realidad el mejor momento para disfrutar de una comida, dice la nutricionista Dr. Mike Roussell. Tu cuerpo es más probable que utilice las calorías que comes para reemplazar la energía en lugar de almacenarla como grasa. Si tu entrenamiento dura más de una hora, toma un batido que conste de 10 a 15 gramos de proteína y 30 a 40 gramos de carbohidratos inmediatamente después de la sesión, a continuación, una proteína y harina de carbohidratos, como el pescado con quinua y verduras, una hora o más tarde. Al tomar una mayor proporción de calorías después de un entrenamiento, estás ayudando a la pérdida de peso a la vez que ingresas nutrientes para recuperarte, para luego consumirlos en un momento donde tu cuerpo está preparado para quemar calorías a un ritmo más alto.

Comidas de ejemplo

Cientos de comidas combinan proteínas y carbohidratos de manera nutritiva y sabrosa. Busca pollo, carne magra, cualquier tipo de pescado, huevos o claras de huevo, soja, queso cottage, leche descremada o yogur bajo en grasa para tu fuente de proteína. Para los hidratos de carbono, el arroz integral, trigo sarraceno, el pan integral, pastas o wraps, patatas dulces o blancas, frijoles y avena son buenas opciones. Si no tienes tiempo para una comida completa, sólo bebe un vaso de leche bajo en grasa y come una manzana o un plátano o esparce mantequilla de maní o de almendras en las tortas de arroz. Todas estas son opciones bajas en calorías que pueden caber en tu plan de comidas.

Consideraciones

Sobre todo, asegúrate de que tu comida post-entrenamiento cumpla con tus necesidades calóricas diarias. Una buena regla general es tratar de comer la misma cantidad de calorías después del ejercicio como lo harías en cualquier otra comida. Si estás apuntando a 2000 calorías al día, haz tres comidas de 500 calorías en el desayuno, almuerzo y cena, y consume 500 calorías después de un entrenamiento. No te dejes engañar en la compra de costosas comidas post-entrenamiento, advierte la nutricionista deportiva Dr. John Berardi, una comida de alimentos integrales es igual de eficaz. Si no estás perdiendo una o dos libras por semana, no dejes de comer después del entrenamiento. Reduce apenas todas las comidas.

Más galerías de fotos



Escrito por mike samuels | Traducido por mariana nonino