¿La comida picante es mala durante la lactancia?

Las mujeres embarazadas deben seguir una dieta saludable para proveer vitaminas esenciales y nutrientes a sus bebés y prevenir complicaciones en el embarazo. Después del nacimiento, una dieta saludable todavía es importante, especialmente si decides amamantar a tu bebé. Muchas mujeres se preguntan si eso significa mantenerse alejada de los alimentos picantes mientras están amamantando. De acuerdo a BabyCenter, una dieta llena de sabor y aroma puede realmente beneficiar a tu bebé en el futuro.

Alimentos picantes y leche materna

Cuando comes alimentos picantes o de otra manera, puedes cambiar el sabor y el aroma de la leche materna. Los alimentos picantes y sabrosos en tu dieta en realidad pueden ayudar a que tu bebé acepte más los sabores y olores, mucho antes de tratar los alimentos sólidos. Considera las madres procedentes de China, México, Tailandia y la India que consumen especias y pimientos que se encuentran tradicionalmente en su cocina. Muchas de estas mujeres siguen comiendo alimentos picantes durante su embarazo, así como después del nacimiento, con poco o ningún perjuicio para sus hijos.

Estudio del ajo

Los lactantes reaccionaron positivamente a las madres que recibieron una cápsula de ajo el día de la prueba, de acuerdo con un estudio publicado en una edición de 1991 de la revista Pediatrics. Las sesiones de lactancia materna eran más largas y los bebés aparentemente ingirieron más leche cuando olía a ajo, concluyó el estudio. En otro estudio, las madres que bebieron jugo de zanahoria durante el embarazo tenían bebés que disfrutaron el sabor de los cereales con sabor a zanahoria más que los bebés cuyas madres bebieron sólo agua en su lugar. Estos estudios concluyeron que los bebés experimentan los gustos y sabores, mientras estaban en el útero y que tu bebé también va a reconocer el sabor y el olor durante la lactancia.

Bebé infeliz

Si comiste algo picante y tu bebé está inquieto, llora o parece estar incómodo después de la lactancia materna, puede ser el resultado de demasiada especia en tu leche materna. Abstente de comer tus comidas picantes favoritas durante una semana o así y luego reintrodúcelas lentamente en tu dieta. Amamanta a tu bebé para ver cómo reacciona. Si hay poca o ninguna reacción, come un poco más la próxima vez que comas esa comida. Algunos bebés pueden quejarse si la comida o la especia se come en grandes cantidades o con mucha frecuencia.

Otras consideraciones

Si tu bebé continúa quejándose o reaccionando negativamente, puede tener una alergia alimenticia. Aunque las alergias a especias o alimentos picantes son poco frecuentes, puede ser alérgico a otro componente de la comida, como lácteos o productos del trigo. Mantén un diario de alimentos para una semana, anotando lo que comiste y cómo reaccionó tu bebé. Programa una cita con el médico de tu hijo, que puede ayudar a determinar si tu hijo es alérgico o tiene otra dolencia médica.

Más galerías de fotos



Escrito por susan diranian | Traducido por maría j. caballero